Volver Mapa del Sitio

Centauros de Fuego...

Los servicios de emergencias, son por definición, uno de los más importantes con que cuenta una sociedad ante: CATASTROFES, DESASTRES NATURALES o EMERGENCIAS, ya que de ellos depende el patrimonio social, histórico, económico y cultural de una comunidad, la vida de sus ciudadanos y la seguridad de todos los que habitan en ella.

Por CLAUDIO OMAR ARNAUDO

Sus Orígenes

Los Cuerpo de Bomberos tiene sus orígenes en los albores de la humanidad, ya que el descuido surgió en el en ser humano antes de la idea de hacer fuego con que cocinar sus alimentos y/o calentarse en los crueles días invernales.

El fuego, que una vez provocado, y debidamente controlado, era el amigo  fiel, se tornaba en peligroso enemigo que devastaba sus hogares, sus objetos de labranza y sus siembras, cuando la negligencia permitía que se extendiese fuera de todo control. Es lógico pensar también que el ser humano conoció el fuego a través de la naturaleza y sus fenómenos, tales como el rayo, la combustión espontánea o un volcán en erupción.

Del mismo modo que la naturaleza le enseñó a la especie humana qué era el fuego, y sus perjuicios, le enseñó también como sofocarlo. Así el ser prehistórico observo como el agua que caía en forma de lluvia apagaba el fuego ocasionado por el rayo u otro evento natural. Y así, a lo largo de los tiempos, a lo ancho del mundo, el agua siempre ha sido el principal elemento de extinción de  incendios, siendo en extremo interesante ver como el agua ha mantenido su supremacía en cuanto a agentes para la extinción de incendios, a pesar de los innumerables esfuerzos hechos por la humanidad para buscarle sustituto.

El desarrollo y el perfeccionamiento de los pisteros de rocío han demostrado la importancia y efectividad en incendios en aceites, en aparatos y motores eléctricos, y en otras ocasiones en que se consideró peligroso el uso del agua. Así ganó el vital elemento otra lucha por su superioridad. Prácticamente el progreso habido en la ciencia de apagar fuegos, desde los más remotos días de la historia antigua hasta la actualidad, se han basado en el desarrollo e inventos de modos para obtener mayores cantidades de agua y lanzar las mismas, en la forma más efectiva para extinguir el siniestro.

A medida que la civilización se desenvolvía, los edificios ganaron altura. Los pueblos crecían en las todas direcciones posibles,  los arcaicos cubos de cuero resultaron estériles. Fue entonces donde comienza la interesante historia de la transición desde el humilde cubo hasta la moderna bomba de alta presión.

En nuestro país más allá de encontrarse constantemente presentes y en un lugar positivamente valorado en un imaginario social que los vincula al combate cuerpo a cuerpo con el fuego, la profesión de bomberos, sus tareas operativas, sus prácticas y su conformación histórica no han sido documentados ni analizados convenientemente por las ciencias sociales.

Desenrollando La Historia

La historia de los Cuerpos de Bomberos debidamente organizados se remonta a los tiempo en que las antiguas ciudades de Grecia y Roma estaban en su esplendor, varios siglos antes de la era Cristiana, la normativa más antiguo que se conserva, es un papiro egipcio que data de 3.000 años AP.

Lentamente estas estructuras fueron desarrollándose, superándose en cuanto a organización, técnica y equipo se refiere, alcanzando un alto grado de eficiencia durante el primer Siglo después de Cristo en la ciudad de Roma.

Para entonces la metrópoli Romana tenía un Cuerpo de Bomberos que contaba con cerca de siete mil miembros, que luchaban contra las llamas, usando métodos científicos y relativamente muy eficaz. Muy poco se sabe del Cuerpo de Bomberos durante el período de tiempo comprendido por los Siglos tercero al décimo de la Edad Media. Un servicio de ronda nocturna que patrullaba la población dando la alarma en caso de siniestro: concretamente en Roma se encargaron de esta guardia en tiempos de la República, magistrados especiales denominados “triumviri nocturni”, los cuales fueron después sustituidos por los “decemviri nocturni” o “ediles incendiorum extinguidorum”. Estos ediles llegaron a hacerse impopulares por lo que, en tiempos del Emperador Augusto, fueron reemplazados por los “ediles curules

Como casi todas las ciencias y las artes, la ciencia de combatir incendios cayó en el olvido, poco después del colapso del Imperio romano, para resurgir nuevamente en el Renacimiento, a mediados del Siglo XIV.

Las modernas máquinas que hoy vemos avanzar con rapidez por las avenidas y calles de las modernas ciudades,  que son usadas por las más progresistas y eficientes organizaciones, son en realidad modelos ampliados y mejorados de las máquinas maquinas llamadas siphona, inventadas cuatro siglos antes de Cristo, por Ctesibius, ingenioso griego, nacido en Alejandría, y por otro inventor griego, Herón, quien en el año 200 antes de Cristo inventó un aparato para la extinción de incendios, cuyas características esenciales fueron usadas hasta 2,000 años más tarde. Con anterioridad a Ctesibius y Herón, no se conoce ningún aparato de combatir incendios que no sea el cubo de cuero.

En el año 440 A.C., y aunque por breve tiempo, se usó un aparato confeccionado de los intestinos y el estómago de los bueyes. Los intestinos eran usados en forma de mangueras mientras el estómago, o un saco de lona, servían de tanque o recipiente. Al operarse tan rústico sistema, se llenaba de agua el saco y se llevaba al lugar del siniestro; los intestinos se estiraban hasta alcanzar el edificio en llamas, y varios hombres hacían presión sobre el saco, obligando el agua a pasar a través de las “mangueras” hasta el fuego.

Este método no parece haber dado buenos resultado, ya que en toda la historia no se lo vuelve a mencionar. Más tarde aparece la "Jeringa", que consistía de un cilindro y un pistón para imprimir presión. En un extremo del cilindro se ajustaba un “reducidor”. Se llenaba el cilindro de agua y haciendo presión con el pistón se obligaba al agua a salir por el pistero con relativa fuerza. Este tipo de "extinguidor" se usó en Roma, allá para el año 300 A.C., y estaba en uso en Inglaterra para fines del siglo XII.

Con una antigüedad de más de 1600 años, arqueólogos alemanes, bajo la dirección de Bernd Paeffgen, descubrieron en 2004, en el Valle del Rhin, lo que fue descrito como una bomba de agua. El equipo contaba además con un tubo delgado de 1,10 metros que iba unido a la bomba. Inicialmente confundida con una lanza, las posteriores pruebas revelaron que se trataba de un conducto o manguera.

 Las bombas inventadas por Herón en Roma y por Ctesibius en Grecia, tenían bastante en común y son éstas las que dieron la base para el desarrollo de nuestra moderna y eficiente bomba. La bomba inventada por Herón consistía de dos pistones de bronce conectados a una sola salida. Los cilindros estaban ajustados a una base de madera, la que se sumergía en el agua.

El artefacto inventado por Ctesibius consistía en una bomba de doble acción, operada manualmente, la que desde el propio aparato lanzaba un chorro hasta el foco de incendio. Estas bombas se generalizaron en Grecia y en varias ciudades del Imperio Romano en los comienzos de la Era Cristiana. Al principio, estos aparatos de extinguir incendios eran manipulados por "voluntarios" que generosamente cooperaban en los momentos trágicos del incendio.

Cuando se le propuso a Trajano, gobernador de una de las provincias romanas, que un Cuerpo de Bomberos voluntarios fuera organizado, éste se opuso tenazmente. Insistía que un grupo de hombres trabajando voluntariamente, traería grandes contratiempos, ya que, sin importar cómo se les llamase, o cómo estuvieran organizados, no faltarían divisiones entre ellos mismos y la formación de grupos o fracciones. En vez de un grupo de Bomberos Voluntarios, Trajano sugirió que el gobierno proveyese "maquinas de extinguir incendios", y que los dueños de las casas ardiendo, "y todo aquel cuya casa estuviese en peligro, fuesen obligados a operar dichas máquinas".

Son innumerables los incendios ocurridos en Roma, en los tiempos de Plinio. Marco Licinio Creso (ó Craso), llamado "El Rico", obtuvo su inmensa e incalculable fortuna, del fuego y de la guerra. Creso se ideó el negocio de comprar los edificios cuando estaban ardiendo y aquellos adyacentes, que estuviesen en peligro. Por lo regular los compraba a precios bajos, aprovechándose de la ocasión de la ocasión en que los dueños los vendían a cualquier precio ante el temor de perderlo todo.

Aparentemente Creso tenía su organización privada de bomberos que se ocupaban de apagar el fuego y evitar que se extendiera. Más tarde los edificios eran reparados y vendidos, y el producto de estos negocios fue de tal magnitud que Creso fue conocido en todo el mundo como el hombre más rico de todas las épocas.

El primer Cuerpo de Bomberos, cuya organización le acredita a llamarse como tal, funcionó en Roma durante el primer siglo antes de Cristo. Fue organizado en el año 22 antes de Cristo por el emperador Augusto Cesar y se componía de seiscientos esclavos a los que llamaban "vigiles".

Este sistema de "esclavos bomberos" funcionó hasta seis años después de Cristo, cuando Augusto reorganizó el Cuerpo de Bomberos, creando un departamento u organización, mejor entrenado y organizado, más a tono con las necesidades y el prestigio de una gran ciudad, que era la capital del mundo para aquella época. Esta organización rindió importantes servicios hasta la caída del Imperio Romano (476 A.C.).

La nueva institución creada por el emperador Augusto estaba compuesta por 10.000 bomberos, esclavos libertados o ciudadanos, con equipo adecuado y suficiente. Aunque se seguían llamando "vigiles" eran miembros de una organización semi-militar, con divisiones y subdivisiones similares a aquellas del ejército romano, estando cada división a cargo de una demarcación o zona específica. Este Cuerpo de Bomberos estaba dividido en diez cohortes urbanas, aunque cada una de estas también controlaba y era responsable de la seguridad de los distritos semi-urbanos, en los que la ciudad estaba dividida.

 Primeramente, los cuarteles,excubitorium”, fueron establecidos en residencias privadas, pero más tarde fueron dotados de edificios propios que podían describirse como monumentales por su lujo, comodidad y tamaño. Cada cohorte tenía dos siphona, escaleras, escobas de metal, picotas, mallas, palas y otro equipo.

El salvamento y protección de la propiedad se llevaba a cabo cubriendo la misma con mantas, llamadas "formiones", las que, siendo impermeables, evitaban que el agua las damnificara. También contaban con hachas, conocidas en aquella época con el nombre de dolobrae.

Las mallas de seguridad, muy parecidas a las usadas actualmente, también se encontraban en el equipo romano y eran conocidas con el nombre de cantones. Las escaleras se conocían por scalae. Otro equipo ya en uso para esta época, era el arpón, conocido como perticae y el amae, que eran cubos hechos de sogas fuertemente tejidas y entrelazadas.

El personal del Cuerpo de Bomberos organizado por el emperador Augusto Cesar tenía distintos rangos jerárquicos, incluyendo un prefecto, sub-prefecto, diez tribunos cien centuriones, cien vexillarii, y un número indeterminado de bomberos de distintas clasificaciones, denominadas aquarii, siphonarii, uncunarii, y falcarii. Sus clasificaciones indicaban el trabajo que realizaban en la escena del incendio.

El prefecto, “preaefectus vigilum”, tenía el comando de todo el Cuerpo, tal y como ocurre hoy día con el Jefe. Por lo general era seleccionado por el emperador de entre la aristocracia romana. Los demás rangos correspondían a los Jefes de Zonas, Capitanes, Tenientes, Sargentos, y Cabos de los modernos Cuerpos de Bomberos. Los siphonarii estaban a cargo del manejo de las máquinas y los pisteros, mientras los acquarii eran los bomberos a cargo suplir agua a la siphona. Se podrá observar que los distintos rangos en el Cuerpo de Bomberos de tan lejana época, corresponden a los rangos del ejercito romano, perfectos, tribunos, centuriones, etc., costumbre existente en nuestros días con los nombres de capitanes, tenientes, sargentos, cabos, etc.

Los bomberos recibían paga y una pensión al retirarse después de haber servido 26 años. El prefecto tenía poderes de juez para juzgar cualquier asunto relacionado con los fuegos. Si alguien obstruía el libre tránsito del equipo, el prefecto podía ordenar su arresto y celebrarle juicio inmediatamente. Un número de azotes era castigo corriente en estos casos, dependiendo del número de éstos, de la intensidad y magnitud del incendio. Los bomberos eran una combinación de bomberos y policías y llevaban rótenes y macanas con las que castigar a los que entorpecieran sus labores. Entre los antiguos jefes o prefectos el de mayor renombre durante este período, figura el Prefecto Aeneas Cyrenus.

El historiador Plainio “El Joven” hace resaltar la falta de equipo en las ciudades de menor importancia durante el primer siglo de la era Cristiana. Es difícil determinar cuántas ciudades siguieron el ejemplo dado por Roma, así como también es difícil señalar cuantas ciudades desaparecieron, víctimas de las llamas, especialmente durante las invasiones nórdicas.

Sin embargo existen algunos servicios similares que se implantaron en las principales ciudades del Imperio, en Grecia, África y Las Galias, y en Nimes (Francia) hay antecedentes documentados que lo corroboran. En París debió existir un Cuerpo semejante y de él se habla incluso a finales del Siglo VI de nuestra Era, en un Edicto de Clotario II.

En época de Carlomagno, éste dictó varios edictos que ordenaban la designación de varios individuos en cada barrio para atender la extinción y salvamento en los incendios, pero no fueron eficientes, parte porque las sociedades de ayuda creadas a estos fines se hicieron sospechosas y hubo finalmente que prohibirlas y parte por el desmoronamiento del Imperio como consecuencia de la invasión de los bárbaros que acabaron con esta demostración de cultura cívica, llegando a desaparecer los aparatos de extinción.

Ya en el año 1254 Luis IX de Francia organizó un servicio de vigilancia formado por obreros que en caso de incendio debía ponerse a las órdenes del Preboste de París. En 1371 surgió una Ordenanza prescribiendo la colaboración de cada vecino, cualquiera que fuese su clase o condición por la que, en caso de incendio, debía poner una medida determinada de agua a disposición del servicio de incendios bajo pena de multa de 10 sueldos. En 1524 se ratificaron las disposiciones anteriores y el Parlamento ordenó que los “quarteniers”, encargados del servicio en cada barrio, debían tener en su ventana una linterna encendida por las noches para poderlos llamar en caso de incendio.

 Hubo varias modificaciones tanto en la organización del servicio como en el volumen de las multas impuestas a quienes no prestaran el servicio que se les hubiera asignado sin que tuviera mucha eficiencia hasta que, en 1712, Luis XIV nombró Director de Bombas a Demourier du Perier, que había construido 30 bombas del sistemas ideado por el holandés Juan Van der Heyden (1637-1712). En 1722 Demourier organizó militarmente una compañía de 60 Guardabombas (Gardes-pompes).

Estaban uniformados y devengaban un salario de 100 libras anuales. A Demourier le sucedió su hijo, a quien se le concedió el grado de Coronel y a éste Morat en 1769, el cual creó seis Cuerpos de Guardia, contando de 80 hombres la Compañía y reformando el uniforme poniéndoles casco de cobre, traje azul con cuello negro, botones de cobre y hombreras amarillas. Uniforme similar al utilizado  muchos años después por el Cuerpo de Bomberos de Madrid, entre otros.

En 1801 se concedió al Cuerpo de Bomberos el uso de Bandera y se alojó en Cuartel por cuenta de la ciudad, habiendo continuado su crecimiento y profesionalización.

No existen antecedentes históricos que indique que en los siglos XII y XIII de la Edad Media los pueblos se preocupasen por su seguridad, en lo que a combatir y evitar incendios se refiere. Pero, ya el año 1460 la ciudad de Fráncfort, Alemania, tenía leyes para protección contra incendios y, en 1518 estaban en uso en la ciudad de Augsburgo distintos instrumentos y aparatos de combatir incendios.

Gaspar Schott, padre jesuita, escribió sobre las máquinas y aparatos de combatir incendios en la ciudad de Konishofen en el año 1617, y con lujo de detalles detalla la "monumental bomba" construida por John Jautsch en Núremberg en el 1657.

De los países europeos fue Alemania el  más adelantado en los métodos de extinguir incendios. Construyó su primera bomba de mano en la ciudad de Núremberg en el 1616, dicho aparato consistía en un recipiente bastante grande montado en correderas, con un pistón en el centro, eran necesarios tres hombres para su operación en acción a aquellos encargados de suplir agua al recipiente. Las palancas del pistón estaban fijas a una pieza horizontal, las que se manipulaban subiendo y bajando, lo que ponía en funciones el pistón y el agua era lanzada a presión por el pistero, cuya forma semejaba el “cuello de un ganso”.

Al finalizar el siglo XVI encontramos que los grandes recipientes de agua, con sus pistones, sus balancines y pisteros han sido montados en ruedas de madera, y eran más fuertes. Un nuevo pistero había sido inventado, el que funcionaba sobre una unión universal y podía moverse en distintas direcciones.

Durante el año 1699, París contaba con 17 aparatos de combatir incendios, llamados bombas, pero ya para el año 1712 la capital Francesa contaba con 30, distribuidas en distintas demarcaciones de la ciudad. Es muy probable que dichas bombas hayan sido similares a las que nueve años más tarde, (1721) importara desde Londres, la ciudad de Nueva York, en los Estados Unidos de América. Ya para esa época un inventor apenas conocido había realizado uno de los experimentos de mayor beneficio, al adicionar a la bomba una cámara de aire, dentro de la cual el aire comprimido expelía el agua en forma de un chorro continuo.

En Londres se intensificó la organización de los Cuerpos de Bomberos, después del gran incendio ocurrido en el 1666. El desarrollo de estas organizaciones estaba estrechamente ligado al negocio de los seguros. Durante los últimos años del siglo XVII varias compañías de seguros fueron constituidas en Londres y todas ofrecían, para incentivo de sus negociaciones, la protección de las propiedades aseguradas con ellas por bomberos pertenecientes a las compañías de seguros.

Cada compañía tenía sus propias brigadas de bomberos para proteger las edificaciones por ellas aseguradas, por la sencilla y comprensible razón de que mientras menos propiedad asegurada se quemase, menos dinero tendría que pagar y, mayores serían los beneficios de la compañía.

En el año de 1748, un ingeniero Inglés, Richard Newsham, desarrolló y perfeccionó la primera de bombas de mano. Fue este el primer aparato con los balancines convenientemente montados, de manera tal, que varios hombres pudieran operarlas, aumentando su fuerza y su presión, al juntarse la fuerza y el peso de varios hombres. La altura del chorro lanzado por la máquina Newsham era alrededor de 60 pies. Para estos tiempos la preocupación del hombre era alcanzar mayores alturas.

Fueron en los años 1820 al 1832 cuando se escribieron en las calles Londinenses las páginas más negras de la historia de los Cuerpos de Bomberos. Cada compañía de seguros colocaba frente a las propiedades por ellas aseguradas distintivos indicando la compañía que tenía asegurada la propiedad, con el fin que sus bomberos pudieran conocer cuales propiedades debían proteger.

En Alemania el primer Cuerpo de Bomberos organizado militarmente fue creado en 1846 en Durlach por Carlos Metz, al que siguió el de Berlín en 1851. El primer Cuerpo de Bomberos de Inglaterra se fundó en Edimburgo en 1824 por iniciativa de las compañías de seguros y era formado exclusivamente por voluntarios.

Era común el caso en que en una zona hubiera varios edificios asegurados por  distintas  compañías. A la voz de alarma, al ocurrir un incendio en dicha zona, concurrían las brigadas de todas las compañías y cada una trataba de proteger y salvar propiedades que ostentaran los distintivos de sus compañías. Verdaderas luchas a muerte se entablaban en las calles por apoderarse de las bocas de incendio y no fueron pocas la veces que, mientras las llamas devoraban propiedad tras propiedad, los bomberos peleaban en las calles por apoderarse de las bocas de incendio brigada contra brigada usando en la lucha los mismos aparatos y equipos para combatir incendios, y tratando por todos los medios de destruir el equipo del la brigada rival. En esta forma los Cuerpo de Bomberos resultaban poco menos que inútiles, ya que los mismos inflamaban las nóminas de las compañías a la vez que rendían muy poca labor efectiva.

Los directivos de las Compañías se dieron cuenta del problema que representaba tener distintas brigadas de bomberos y se pusieron de acuerdo para revertir la situación. De los cambios ocurridos en esa época, dice un ejecutivo de seguros, el Mayor C.C.B. Morris, Ingeniero Mecánico Jefe del Cuerpo de Bomberos de Londres durante los años 1933 al 1938: "…En el año 1832, diez de las compañías de seguro más importantes juntaron sus recursos y formaron lo que se conoció como el "Establecimiento de Bombas de Fuego de Londres", (London Fire Engine Establishment). Jaime Braidwood, quien desde el año 1824 había estado a cargo de la Brigada de Bomberos de Edimburgo (la primera que se estableció en Inglaterra) fué nombrado superintendente...”.

“Un año más tarde, en el 1833, se aprobó una ley que proveía alguna protección contra incendios, a las propiedades fuera del área central de Londres…”. "…Desde el 1836 en adelante, el trabajo de Establecimiento de Bombas de Fuego y de las brigadas parroquiales fué complementado mediante una organización voluntaria conocida como "La Sociedad Real para la Protección de Vidas contra Incendio", la que mantenía y proporcionaba bomberos y bombas en algunas de las estaciones de bomberos en el área central de Londres...”.

"…El 22 de junio de 1861 ocurrió un pavoroso incendio en la calle Tooley que causó la pérdida de varias vidas incluyendo la de Jaime Braidwood, quien pereció debido al derrumbamiento de un edificio mientras dirigía las operaciones de la extinción del incendio...”. “…Todavía existe una de las paredes de un almacén en la calle Tooley un pequeño monumento de piedras indicando el lugar exacto donde Braidwood murió. Las pérdidas causadas por este incendio se estimaron en alrededor de 2,000,000 libras esterlinas. Esta fué una de las causas que más influyeron para que el gobierno decidiese encomendar la responsabilidad de proteger la ciudad de Londres a la Junta Metropolitana de Obras Públicas, decisión que se incorporó en la Ley Metropolitana de Brigadas de Bomberos del 1865…”.

"En consecuencia, la junta se hizo cargo, el día primero de enero de 1866, de los miembros y aparatos del Establecimiento de Bombas de Fuego, incluyendo 130 oficiales y bomberos, distribuidos entre sus 17 parques. En el 1867 la Junta se hizo cargo de las 85 bombas y de la mayoría de los empleados de la Sociedad Real para la Protección de Vidas contra Incendio…".

"…El Capitán, más tarde Sir Eyre Massey Shaw, Superintendente del Establecimiento de Bombas de Fuego de Londres, fué el primero en ser nombrado Primer Oficial de la Brigada Metropolitana de Bomberos, y los antiguos cuarteles del Establecimiento en la calle Watling continuaron usándose hasta que se edificó en el 1878 un parque nuevo en la avenida Southwark Bridge".

"…En los años siguientes continuó aumentando progresivamente tanto la fuerza de la Brigada de los Bomberos como el número de estaciones o cuarteles, a fin de proveer protección adecuada para toda el área de Londres. Entre los años 1865 y 1899 el número de parques aumentó desde 17 hasta 55, y ya en el 1907 había 80 de ellos…". "…Durante los primeros años de la jefatura del Capitán Shaw no existían los sistemas de alarma en las calles. Cada parque estaba provisto de una alta torre de observación desde la que los bomberos vigilaban constantemente la ciudad. El vigía ó bombero vigilante era cambiado periódicamente, estableciéndose así el sistema de turnos de vigilantes. Cada torre de observación estaba equipada con binoculares y compases para la mayor eficiencia y exactitud en el momento de dar la alarma, cuando un incendio era avisado por el vigilante…”.

“…La orden de salida a las distintas brigadas con su equipo era dada de acuerdo con el sitio en que se desarrollaba el incendio, ya que cada brigada daba servicio en determinadas zonas o distritos".

 "…En el 1904 el título de la Brigada Metropolitana de Bomberos fué cambiado a la Brigada de Bomberos de Londres…". “…Mientras los europeos luchaban por mejorar los sistemas de extinguir incendios, los Estados Unidos de América, un pueblo nuevo para aquella época, también sentía, lamentaba y sufría, los estragos causados por los incendios y conflagraciones...”

. “…Apuntes dignos de créditos demuestran que allá para el año 1648 la ciudad de Nueva York, conocida entonces como New Amsterdam, ordenó a Holanda un cargamento de escaleras, garfios y cubos de cuero. En el 1731 dos máquinas construidas por Newsham fueron importadas de Londres y llegaron a New York el primero de diciembre de 1731…".

Es muy probable que éstas hayan sido las primeras máquinas de extinguir incendios usadas en el nuevo mundo. La primera máquina para la extinción de incendios construida en los Estados Unidos de América, fue diseñada y construida por Anthony Nochols en la ciudad de Philadelphia en el año 1732. Un año más tarde los hermanos Tomás y José Hill construían la segunda en Boston, Massachusetts.

A pesar que durante los años comprendidos entre 1732 y 1768 muchos y variados estilos de máquinas y bombas fueron construidas en los Estados Unidos de América, ninguna era tan eficiente como la Newsham y muchas ciudades americanas la adquirieron. Las mejoras más importantes introducidas al equipo de combatir incendios desde la época del desarrollo de la máquina Newsham  ocurrió en el año 1832, cuando toda la ciencia fue revolucionada con un equipo capaz de succionar agua de un recipiente.

Mientras tanto, en 1672 en la ciudad de Ámsterdam, Holanda, ocurría otra revolución en la ciencia de combatir incendios, se desarrollo un nuevo equipo y una nueva técnica; técnica y equipo que han sido, desde la fecha de su impulso, la piedra angular de todo Cuerpo de Bomberos en el mundo entero.

La primera manguera de extinguir incendios surgió en el 1672 en Amsterdam, muy parecida a las mangueras en uso en la actualidad, estaba construida de cuero y en trozos de cincuenta pies de largo, con uniones de bronce en ambos extremos. El invento de las mangueras puso fin a la época de los cubos de cuero.

Ya no había necesidad de exponer las vidas humanas, como así también la destrucción de los equipos, ya que con el nuevo sistema de mangueras, las máquinas podían colocarse a mayor distancia del edificio incendiado y evitar así que bomberos y elementos fueran víctimas de las llamas. Fue este el comienzo del sistema de atacar el incendio en su base. Hasta esta fecha los bomberos tenían que limitarse a lanzar chorros de agua desde las máquinas y a través de ventanas y puertas. La primera manguera de cuero fabricada en América,  fue en la ciudad de Philadelphia por A.L. Pennock y James Sellers, en 1811.

La primera "máquina de apagar fuegos" construida por los señores Pennock y Sellers fué entregada a la ciudad de Providence, en el estado de Rhode Island, en el 1822, siendo uno de los acontecimientos más comentados de la época. Los periódicos de aquellos días llamaron a esta pieza de equipo "una de las grandes invenciones de la época". Desde entonces, todas las máquinas fueron construidas con bombas capaces de succionar y con éstas surgió la era Romántica en la historia de los Bomberos, la que terminó 30 años más tarde con la invención de la bomba movida por vapor.

Durante estos 30 años se escribieron en la historia de América, las páginas más pintorescas en relación con las organizaciones de bomberos. Como cada máquina o "Bomba" llevaba solamente 300 pies de manguera, varias brigadas tenían que interconectar su equipo para poder llegar desde la fuente de abastecimiento hasta el incendio. Muy lejos de aquellos bomberos estaba el espíritu de colaboración. Cada brigada trataba de bombear mayor cantidad de agua que lo que la próxima bomba podía absorber ocasionándo daños y exponiendo a sus bomberos al ridículo.

El individualismo, tan peligroso en los Cuerpos de Bomberos, imperaba en todos los bomberos de estos años. Cada jefe trataba de exponer al ridículo a los otros Jefes; cada bombero trataba de ridiculizar a los otros bomberos. No hubo un incendio, por pequeño que éste fuese, que no comenzase y terminase con luchas y peleas entre los bomberos. Esta rivalidad dio motivo a centenares de alarmas falsas, dadas con el único fin de dar oportunidad para una lucha.

En el año 1829 en la ciudad de Londres, el famoso ingeniero George Brathwaite inventó la "máquina de vapor". En su invento fue grandemente ayudado por el Capitán John Ericson, quien más tarde se cubría de gloria y fama al construir el barco monitor que tan prominente sitial ocupara en la Guerra Civil de los Estados Unidos. La primera bomba de vapor pesaba doce toneladas y media, y tenía un motor capaz de desarrollar diez caballos de fuerza y lanzar 250 galones de agua por minuto. Debido al enorme peso era muy poco manuable y pronto cayó en desuso.

En el 1832 Brathwaite construyó otra de esas máquinas para la cuidad de Berlín, pero tampoco tuvo éxito. En el año de 1841, el señor Paul R. Hodge, de la ciudad de Nueva York, inventó una "Bomba" que era movida por la presión del vapor producido por una caldera. Fueron las ocho toneladas de peso, el principal motivo de su fracaso. Aunque en una exhibición en la Alcaldía de Nueva York, el 27 de marzo e 1841, esta máquina lanzó tres potentes chorros de agua, resultaba muy difícil de manipular en los incendios, terminando su vida útil como pieza histórica en un museo.

En enero de 1840 el instituto de Mecánicos de Nueva York ofreció una medalla de oro como premio para el que produjera los mejores planos para una bomba de vapor. El premio lo ganó John Ericson. Entre las mejores bombas y máquinas de extinguir incendios construidas durante el siglo XIX, ocupan lugar destacado las fabricadas en los años 1852 al 1856 en la ciudad de Cincinnati por la firma A.B. & E. Latta. El costo de cada una de las máquinas ascendía a 7.925.00 dolares, en la historia Americana, el señor Latta está reconocido como uno de los mejores genios de su época, así como uno de los inventores más prolíficos. El equipo de su fabricación fue usado por las más importantes ciudades, siendo la ciudad de Boston de las primeras en adquirirlas, en 1855.

Para mediados del siglo XIX el mayor problema en los departamentos de Extinción de incendios lo constituía el peso del equipo. Se había demostrado que las bombas a vapor eran más convenientes que las movidas a mano. Varias asociaciones y firmas comenzaron a fabricar equipos de combatir incendios, usando como guía la máquina de vapor inventada por el señor Latta.

En la historia de los Cuerpos de Bomberos, encontramos que hay tres innovaciones que pueden considerarse como pasos revolucionarios en la técnica de extinguir incendios:

  • Primero, la bomba de succionar inventada en 1822;
  • Segundo, la bomba de vapor perfeccionada en el 1852,
  • Tercero, los aparatos movidos por motor que hicieron su aparición en el 1903

El desarrollo de la máquina de vapor fue sólo un nuevo paso dado por el hombre hacia su meta de conseguir mayores cantidades de agua y mayor presión con que combatir los incendios en los edificios en altura. Los modernos camiones de extinguir incendios hicieron su ingreso en nuestra historia en los años del 1903 al 1908. Las primeras unidades fueron montadas en "chasis" comerciales, consistiendo su unidad de bombeo de bombas rotatorias. Este tipo predominó hasta el 1930 en cuya fecha las bombas centrífugas empezaron a ganar popularidad. Hoy en día la mayoría de los camiones de extinguir incendios están equipados con bombas centrífugas.

Fue un humilde y laborioso bombero de San Francisco, California, a quien le toca la gloria de haber inventado el primer camión de escaleras mecánicas. Daniel D. Hayes el diseñador de tan útil equipo, quién en el año de 1868 construyó el primer camión equipado con escaleras mecánicas. De esa fecha en adelante, distintos tipos de escaleras han sido introducidos, así como se ha variado las formas y métodos de subir y bajarlas. A tal grado ha llegado la simplificación de estos métodos, así como del equipo, que actualmente un solo hombre puede, a través de manecillas y botones, que escaleras de 100 pies se muevan a su antojo, estirándose, encogiéndose, subiendo o bajando, o bien volteando para colocarse convenientemente en techos o ventanas.

La primera "torre" fue introducida en el Cuerpo de Bomberos de la ciudad de Nueva York en el año 1882. Su principal objetivo era lanzar enormes chorros de agua a través de las ventanas de los pisos superiores, en forma horizontal, alcanzando así el interior del edificio. Actualmente las "torres" son operadas hidráulicamente.

El primer extinguidor de "soda y ácido" fue inventado en Londres en el 1860. Al comienzo, eran aparatos muy complicados y de difícil manejo. Más tarde se simplificaron y fueron adoptadas por los Cuerpos de Bomberos. En el 1908 fue inventado el extinguidor de tetracloruro de carbono; el que demostró gran efectividad en fuegos de motores eléctricos. Durante el 1915, en la estación Naval, de Brooklyn, Nueva York, se realizaron las primeras pruebas y experimentos con el tan conocido extinguidor de espuma, que con el tiempo llegó a ser uno de los más populares y de los más usados.

 

 Los bomberos argentinos…

En principio cabe recordar que el Sistema de Bomberos en Argentina, siguiendo un modelo que se repite en otros lugares del mundo, se compone a partir de tres grandes afluentes:

1. Por un lado, las fuerzas de seguridad cuentan con un agrupamiento en su tarea de seguridad pública vinculada al control de incendios, destacándose la Policía Federal Argentina, Prefectura Naval Argentina y Policías Provinciales.

2. Por otro lado, existe un importante caudal de instituciones de bomberos denominados “voluntarios”, organizados como asociaciones comunitarias, con un régimen cuasi militarizado, asentadas en un ámbito local pero con vínculos a través de una federación nacional que en la actualidad se encuentra compuesta por más de 40 mil integrantes nucleados en unos mil cuerpos distribuidos en todo el país.

3. Por último las integradas por las FF.AA., principalmente la Armada, a través de la especialidad Control Averías e Incendios,  la Fuerza Aérea, como también bomberos privados de empresas que cuentan con este personal para protección de sus plantas industriales.

Estos cuerpos, grupos o personas son simultáneamente convocados para acudir a las mismas situaciones y, en este sentido, trabajan en conjunto en buena parte de las emergencias de las que participan, principalmente las indicadas en los puntos 1 y 2. En este sentido, la “misión” de los bomberos de Policía Federal Argentina y de otras fuerzas policiales es similar a la de los cuerpos de bomberos voluntarios: salvaguardar la vida y los bienes de las personas en caso de incendio, derrumbe, inundación y otros siniestros.

Más allá de las particularidades y complejidades de cada afluente basta con destacar aquí que la ausencia de un salario es una de las condiciones que distingue a los bomberos voluntarios de los bomberos de las Fuerzas de Seguridad, Fuerzas Armadas y Privados.

 Esta diferencia no es menor en tanto una parte considerable del sacrificio de la actividad de los bomberos voluntarios se recuesta en el hecho de que la misma no es rentada y no cuenta con las protecciones ligadas al derecho laboral, más allá del riesgo que implica y de algunos avances sustanciales en materia de riesgo laboral que implica.

Los bomberos voluntarios poseen trabajos rentados al margen de la actividad como bomberos, en su mayoría en condición de monotributista o con flexibilidad laboral, ya que “ser bombero” requiere la disposición permanente para actuar durante emergencias. No sólo sacrifican su tiempo libre, sino también algunas posibilidades laborales que mejorarían las condiciones materiales de sus familias.

En este contexto, el testimonio de un bombero es ilustrativo cuando afirma que “no es una cuestión de plata, el bombero voluntario no recibe casi nada,  ni aspira a recibir” pero “les cuesta conseguir trabajo…” y por eso “su gran problema es jubilarse… porque suelen faltar años de aportes

En el caso de los bomberos pertenecientes a la Policía Federal Argentina y demás fuerzas, como al resto de las policías provinciales, el carácter rentado implica el ingreso a la institución policial o similar, a partir de una serie de requisitos asimilables al de los diferentes efectivos policiales: formación, edad, aprobación de cursos académicos y, por todo ello, un carácter y  mandato más profesional.

Cabe destacar nuevas apariciones del lenguaje y la metáfora familiar en la relación entre los cuerpos de bomberos. De un lado, una disputa latente, a veces folclórica, entre voluntarios y policías, que asume una dicotomía de la forma “nosotros / ellos”, a partir de diferentes valoraciones, en torno a las nociones de profesionalismo, el trabajo del bombero policial sería “más profesional”, el trabajo del bombero voluntario sería “más comprometido”, entre otras cuestiones.

Sin embargo no se trata de una disputa entre extraños, sino una tensión cordial entre conocidos, entre “parientes”, y por lo tanto no impide el trabajo conjunto ante la emergencia y el reconocimiento como otro / cercano en tanto “servidores públicos” que arriesgan su vida por los demás.  Los bomberos, todos ellos, constituyen una familia y el “fuego no reconoce el color del casco”: “frente al dolor somos todos iguales, todos hacemos lo mismo”, de acuerdo a testimonios del lado policial y voluntarios.

Los Bomberos, sin distinción, son dentro de los sistemas de emergencias, Agentes de Salud, que se desempeñan normalmente en la intervención de rescate de víctimas, incendios, accidentes, desastres y todo hecho que implique emergencia. Por ello trabajan ligados a situaciones de crisis de victimas primarias y secundarias, o sea aquellas afectadas de manera directa en el incidente, primaria, y aquellas que éste implica como partes del contexto, secundarias: parientes, transeúntes.

Antecedentes Coloniales

Uno de los antecedentes más antiguos en el continente americano, es el del Virreinato de la Nueva España, que comprendía América Central, las Antillas, el centro y sur de los actuales Estados Unidos y Filipinas, entre 1526 y 1527, ya existía un cuerpo para apagar incendios. Este grupo lo integraban aborígenes, quienes acudían al lugar del siniestro al mando de un soldado español.

El Primer incendio en Buenos Aires…

En febrero de 1536, una expedición al mando de Don Pedro de Mendoza llega al Río de la Plata y funda el Puerto de Santa María del Buen Ayre. Allí levanta un pequeño núcleo, fortificado por una empalizada de troncos espinillo y ñandubay, con construcciones de adobe y con techo de paja.

En el mes de junio una expedición de españoles mantiene un feroz enfrentamiento con los aborígenes en la desembocadura del Río Luján (1), lo cual no hace más que enardecerlos. De inmediato cargan contra el incipiente núcleo urbano, incendiando las modestas construcciones y hasta algunas embarcaciones. El cronista Ulrico Schmidl, testigo de aquellos momentos, brinda un relato del incendio:

"…Mientras parte de los indios marchaban al asalto, otros tiraban sobre las casas con flechas encendidas, para que no tuviéramos el tiempo de atender a ambos y salvar nuestras casas, las, flechas que disparaban estaban hechas de cañas y ellos las encendían en la punta. También hacían flechas de otro palo que, si se los enciende, arde y no se apaga y donde cae, allí comienza a arder: (...) …En este ataque quemaron también cuatro buques grandes, que se hallaban a una media legua de nuestra ciudad de Buenos Aires..."

La situación fue superada y los aborígenes se retiraron al interior de la llanura. Sin embargo las dificultades no desaparecieron y en 1541 Buenos Aires fue despoblada, trasladándose su sufrida población a la ciudad de Nuestra Señora de la Asunción. Pasarían muchos años y recién en el 1580 Juan de Garay fundará la Ciudad de la Trinidad, en el Puerto de Santa María de los Buenos Ayres.

Desde la Fundación de Garay

Tomando como punto de partida los tiempos contemporáneos a la segunda y definitiva fundación de Buenos Aires, efectuada en 1580 por Don Juan de Garay, en lo que hace a los episodios de incendios, se destaca la predominancia de las construcciones de barro y paja, material éste último sumamente combustible.

En esa época los incendios eran combatidos por los Alcaldes de Barrio, Oficiales y Tropa de la guarnición militar, con la colaboración de los vecinos. Los elementos utilizados son los que se han de emplear durante muchos años: baldes con agua, cadena de brazos y muchas veces derribando techos y muros de la finca incendiada, en procura de tratar de sofocar así el incendio y evitar la propagación a las fincas linderas.

Además de las casas, resultaban amenazantes los incendios de campos, por lo cual comienzan a tomarse medidas preventivas para evitar este tipo de siniestros. Una de ellas consistía en la prohibición de prender fuego en los campos, sin antes levantar los granos y frutos. En tal sentido, además, se establece que ante la producción de un incendio concurran representantes de la Justicia, Tropa y Alcaldes de Barrio, obligando a los carpinteros, albañiles y aguateros a que brinden asistencia a las autoridades, imponiendo la obligación a los vecinos para que acarreen agua desde los pozos cercanos.

“Ayuda en casos de incendios”

Una disposición del año 1774 imponía el modo de actuar ante casos de incendio. En primer lugar debía acudir la justicia ordinaria y el comisionado de distrito, para evitar el desorden y la confusión. Era obligación la concurrencia de albañiles y carpinteros, con sus herramientas, y fundamentalmente de los aguateros con sus carros. Bien podría decirse que estos primitivos carros fueron los antecedentes más remotos de las hoy modernas autobombas. Por su parte los vecinos, debían poner a disposición sus pozos para proveer de agua y sus esclavos, si los tuvieran, para transportarla.

En el año 1821 se crea el Departamento de Policía, entre sus funciones estaba la de actuar en caso de incendios. Para ello el departamento no contaba con bombas de agua ni con medio mecánico alguno, que recién se introducirán en nuestro país hacia 1945.

En 1834 se crea, dentro de la policía un cuerpo de serenos que durante sus patrullajes nocturnos debían estar atentos a dar aviso en caso de incendio. Por entonces un elemento de gran ayuda para la policía en la defensa contra los incendios eran las iglesias diseminadas en los distintos barrios porteños, cuyas cúpulas permitían el llamado “toque de fuego” que alertaba a las autoridades.

“Una bomba para Barracas”

La zona de la ciudad de Buenos Aires donde se encuentra el barrio de Barracas se caracterizó, desde las épocas de la colonia, por la existencia de depósitos construidos en madera, donde se almacenaban diversas mercaderías.

En el año 1860, ante la gran cantidad de depósitos y el peligro que éstos representaban de producirse incendios, el gobierno determinó dotar a ese juzgado de paz de una bomba de agua.

La medida debía ser complementada con la organización de una compañía de bomberos elegidos entre los vecinos más idóneos en la lucha contra el fuego.

Los bomberos de la "Unión Americana"

Hacia 1862, un grupo de comerciantes encabezados por Juan Brughera funda una compañía mutual aseguradora, especializada en los seguros contra incendios. Se la denomino "La Unión Americana". Con el objeto de cuidar los intereses de la aseguradora, se crea una compañía de bomberos, que es dirigida por Emilio Landois. Estos bomberos colaboraron en innumerables ocasiones con el Departamento de Policía. En el año 1904, por problemas de índole financiero, la aseguradora fue liquidada. Con ella desapareció también la compañía de bomberos.

La Compañía de Vigilantes Bomberos

Buenos Aires crecía y la preocupación por los incendios era un tema en boga, máxime teniendo en cuenta que los medios con los que se contaba eran por demás insuficientes. El 2 de enero del año 1870 el Departamento de Policía, cuyo jefe era por entonces Enrique O'Gormann, decide crear la Compañía de bomberos, que fue puesta a cargo del Oficial Encargado Luis A. Mansilla. El cuartel se instaló en una cuadra de la antigua sede de la policía, en la calle Bolívar, entre Victoria y Rivadavia, cuando aún no existía la Avenida de Mayo.

En sus comienzos la compañía contaba con una dotación de treinta hombres y muy escasos recursos. Su “bautismo de fuego” tuvo lugar en un hecho no precisamente relacionado con el fuego, sino un tremendo temporal que causó grandes destrozos, convirtiéndolos en los primeros “rescatistas / socorristas”.

El uniforme de franco estaba compuesto de gorra de cuartel, pantalón a la francesa, casaca corta y machete; mientras que el de servicio cambiaba la gorra por un casco metálico a la que se le agregaba una faja.

Al año de creada la compañía el personal es duplicado y contaba con tres bombas impelentes, dos aspirantes e impelentes a la vez, dieciséis mangueras y varios baldes. Al tiempo el Ferrocarril del Oeste les donó la primera bomba a vapor del cuerpo.

La compañía cumplía tareas preventivas en varios teatros de Buenos Aires y tuvo una meritoria tarea cuando la ciudad fue asolada por la epidemia de fiebre amarilla, convirtiéndose además en “agentes de salud”. En 1873 pasa a denominarse Cuerpo de Bomberos, con doscientos sesenta hombres.

En 1875 el cuerpo sufrió la primera pérdida en servicio de uno de sus integrantes, el bombero José Pérez, quien en una salida en el denominado "tren del socorro", tuvo la desgracia de caer y ser atropellado por el carro, que le golpeó el cráneo.

Necesidad + Solidaridad = Bomberos Voluntarios

Durante la primera presidencia de Julio Argentino Roca (1880-1886), la Argentina era por entonces un extenso territorio despoblado, circunstancia que motivaría a las autoridades políticas a fomentar el flujo inmigratorio, proceso que ya habían iniciado anteriores gobiernos. A partir de aquel momento, la afluencia de inmigrantes de todo el continente europeo, principalmente del “mundo latino”, creció al ritmo de la economía y fue transformando la vida social y cultural del país.

Muchos de los extranjeros que arribaron a nuestras costas se instalaron en la actual Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El barrio de La Boca del Riachuelo, como tantos otros, comenzó a recibir el flujo de estos inmigrantes, principalmente de origen italiano. En este contexto de rápido crecimiento demográfico urbano surgirían las primeras organizaciones de bomberos voluntarios de Buenos Aires, integradas por residentes dispuestos a colaborar como gesto de solidaridad social. Muchos de estos inmigrantes vivían en condiciones sanitarias deficientes, con elevados niveles de hacimiento y en estructuras en permanente riesgo de sufrir incendios o derrumbes, en edificaciones conocidas como “conventillos”. La conformación de las primeras asociaciones de bomberos voluntarios fue la respuesta de los vecinos organizados frente a dificultades y peligros concretos que enfrentaban a diario.

Un incendio producido en los primeros meses del año 1884, precisamente en una casa del barrio de La Boca, llevó al vecino de origen italiano Tomás Liberti a dar los primeros pasos hacia la formación de una sociedad cuyo principal objeto fuera el sostenimiento de una asociación de bomberos. En aquellos tiempos, las construcciones de la ciudad estaban conformadas en su mayoría por materiales inflamables, lo que constituía un continuo y serio peligro para la población.

Conmovido por este episodio, Liberti hizo circular una invitación, escrita en italiano, que decía:

“Ciudadanos: una chispa podría desarrollar un voraz incendio que reduciría a cenizas nuestras habitaciones de madera. Tenemos necesidad de una Sociedad de Bomberos que en los momentos de peligro salven nuestros bienes y a nuestras familias. Con tal motivo invitamos a la reunión que tendrá lugar el domingo p.v. a las 3 p.m. en el ateneo Iris. ¡Conciudadanos! La idea iniciada por pocos tiene necesidad de todos vosotros y de vuestro válido apoyo, y tendremos el orgullo de haber constituido una Asociación filantrópica. El domingo entonces, en el ateneo Iris, que nadie falte”.

La reunión se llevó a cabo el domingo 2 de junio de 1884, y allí se sentaron las bases para formar la Asociación Italiana de Bomberos Voluntarios de La Boca. Es por ello que esta fecha quedó consagrada en nuestro país como el Día del Bombero Voluntario, establecida oficialmente en la Ley N.° 25425, publicada el 15 de mayo de 2001.

Fueron sus miembros fundadores junto a Liberti, su hijo Oreste Liberti y un grupo de compatriotas: Lázaro Paglieti, Andrés Benvenutto, José Ragoza, Ángel Descalzo, Luis Paolinelli, Santiago Ferro, Romeo Scotti y Esteban Denegri.

Al finalizar la histórica reunión, fue fundada la Sociedad primera entidad de su tipo en el país. El primer edificio que cumpliría las funciones de cuartel se ubicó en la calle Necochea, entre Lamadrid y la Avenida Pedro de Mendoza. En cuyo frente se colocó un cartel que decía: “Volere e Potere” que significa “Querer es Poder “.

Una vez constituida la sociedad bajo la presidencia de su impulsor Tomás Liberti, considerado el primer bombero voluntario del país, se realizó una suscripción para recaudar fondos y se estableció la primera sede social en el barrio de La Boca. Este primer cuerpo de bomberos voluntarios recibió su “bautismo del fuego” el 14 de noviembre de 1885 en un incendio que se desató en una fábrica de velas en Barracas sur. Poco tiempo después, colaborarían eficazmente con el cuerpo de bomberos de la Policía en el gran incendio de los depósitos aduaneros fiscales de “Las Catalinas”, en marzo de 1886.

A partir de ese momento y de manera progresiva fueron constituyéndose distintas sociedades de bomberos voluntarios a lo largo y a lo ancho del territorio argentino, haciendo cada vez más imperiosa la necesidad de aumentar los niveles de articulación y coordinación entre las distintas organizaciones ya existentes y las que se irían creando.

Durante la década de los sesenta, y a partir del incremento del número de asociaciones de bomberos voluntarios en todo el país, comenzaron a surgir las primeras instituciones de segundo grado dentro del Sistema Nacional de Bomberos Voluntarios. De esta forma, las distintas asociaciones de cada provincia comenzaron a organizar sus propias instituciones, de orden provincial, con el objetivo de reflejar los particulares intereses de sus asociadas, dando origen así a las primeras federaciones de Bomberos Voluntarios.

En el año 1988, a través de una declaración de principios conjunta, se establecieron las bases del futuro ordenamiento institucional del Sistema y se conformó el Consejo de Federaciones de Bomberos Voluntarios de la República Argentina (CFBVRA), el cuál quedaría como único organismo de representación de tercer grado del Sistema Nacional de Bomberos Voluntarios.

Diez años después, se sancionó la Ley N° 25054, que sentaría las bases para el establecimiento de criterios comunes elementales y la integración normativa de la legislación para los bomberos voluntarios de toda la República Argentina.

 La Constitución Nacional de 1853 garantizaba a los extranjeros el pleno ejercicio de todos los derechos civiles “…a todos los hombres del mundo…” que quisieran habitar nuestro país de entonces. Pero fue solo en  el año 1876 durante la Presidencia de Nicolás Avellaneda, y bajo la inspiración de este, que se sanciono la primera Ley a nivel Nacional de Inmigración y Colonización, cuyo objetivo era proteger y fomentar la inmigración. A partir de aquel momento la afluencia inmigratoria creció al ritmo de la economía, transformando la vida social y cultural de nuestro país.  

 
 
 

 

El Barrio de La Boca del Riachuelo, que por aquellos tiempos era un suburbio  comenzó a recibir el flujo de estos inmigrantes, sobre todo los de origen Italiano. Quienes en su mayoría eran personas de origen humilde, que buscaban progresar, en esta nueva patria.

 

Es en este momento que surgen los conventillos, viviendas construidas a partir de los rezagos de los astilleros de la zona, maderas, chapas, las cuales eran muy precarias y de fácil combustión. Además el Barrio de La Boca estaba muy distante del casco céntrico de la ciudad, que estaba comunicado por calles de tierra que se volvían intransitables con la lluvia lo que, impedía el llamado de socorro e ingreso del único cuerpo de bomberos que poseía la ciudad. Por lo que forjaron junto con el peligro latente de la sudestada la necesidad que el entonces suburbio cuente con su propio cuerpo de bomberos que pudiese socorrer con eficacia los llamados de auxilios de los vecinos.

 Marco Normativo

Los Bomberos Voluntarios de la República Argentina se rigen a través de la Ley Nacional 25.054. Luego de ser publicada en el Boletín Oficial la promulgación de la última reforma el 03 noviembre de 2014, se unifican todas las modificaciones sancionadas hasta este momento: Ley 25.848/2004, Ley 26.895/2013 y Ley 26.987/2014. Los Bomberos Voluntarios de cada Provincia tienen su propia reglamentación, y a la Provincia de Buenos Aires aplica principalmente la Ley 10.917.

Dentro de los cuerpos de bomberos existe el escalafón jerárquico, que es la división escalonada del derecho de ejercer el mando, y su objetivo es que cada integrante de acuerdo a su condición lo ejerza en su totalidad.

El orden jerárquico es el siguiente:

Oficiales Superiores: Comandante General; Oficiales Jefes: Comandante Mayor, Comandante, Subcomandante; Oficiales Subalternos: Oficial Primero, Oficial Segundo, Oficial Tercero.

 Suboficiales Superiores: Ayudante Mayor, Ayudante Principal; Suboficiales Subalternos: Sargento, Cabo Primero, Cabo; y Tropa: Bomberos.

Bomberos Voluntarios y Bomberos de Policía no son semejantes ante la Ley puesto que al personal de las Policías de la República Argentina aplica la Ley 24.059, y a la Provincia de Buenos Aires, la Ley 13.982, con su Decreto Reglamentario 1050/09. Difieren sus tareas, su organización y su dependencia institucional.

Las tareas de los Bomberos Voluntarios establecidas en el Artículo 2 de la Ley Nacional:

“… tendrán por misión la prevención y extinción de incendios y la intervención operativa para la protección de vidas o bienes que resulten agredidos por siniestros de origen natural, accidental o intencional. Serán funciones específicas de las asociaciones de bomberos voluntarios: la integración, equipamiento y capacitación de un cuerpo de bomberos destinado a prestar los servicios; la prevención y control de siniestros de todo tipo dentro de su jurisdicción; la instrucción de la población, por todos los medios a su alcance, en lo relativo a la prevención de todo tipo de siniestros, tendiendo a crear una verdadera conciencia en tal sentido; constituirse en las fuerzas operativas de la protección civil a nivel municipal, provincial y nacional; documentar sus intervenciones.

Ser Bombero… (2)

Se analizaron los resultados respecto a la antigüedad de los Jefes, junto a su formación profesional. La caracterización y perfil del Cuerpo Activo, la incorporación del personal, poniendo atención en la aceptación de mujeres, y la formación de identidad de los integrantes de un Cuerpo de Bomberos Voluntarios. Además, se analizó el grado de responsabilidad que tienen estos Jefes de Cuerpo Activo, la toma de decisiones inherentes a su puesto y la gestión de cambios que ellos promueven en su cuartel. No se dejó de lado el impacto emocional de la actividad y cómo influye en el entorno familiar, ni tampoco la gran vocación de servicio de estos Servidores Públicos.

En cuanto al perfil que consideran necesario para un nuevo bombero, coinciden con la ley respecto a la vocación de servicio: “bombero se nace…, tenés que tener la vocación…”, “…hay que tener valores humanitarios muy altos, muy bien definidos, y ser integrante de un cuartel de bomberos no es un pasatiempo, sino una actividad que a uno lo llene de satisfacción en un montón de cuestiones, desde lo emocional hasta lo intelectual…”, “…cuando uno entra es porque quiere ayudar a la gente, y cuando uno alcanza una jerarquía, además de ayudar a la gente, también tiene que ayudar a sus compañeros…”, y haciendo mención al contexto social que se vive actualmente, uno de los Jefes expuso que: “…a la larga el voluntariado va a estar muy complicado, pero tengo toda mi esperanza y mi fe en que haya gente formada…”,“…para ser bombero tenés que estar un poco loco…”.

Luego del ideal de bombero, cada Jefe realizó una caracterización del Cuerpo Activo que tiene a cargo, y surgieron diversas respuestas: “…hay gente que tiene mucha vocación, y el sacrificio, desinterés y valor lo llevan grabado a fuego, hay otros que por ahí no tanto, y otros que están esperando los 25 años para jubilarse… hay gente que cumple los 25 años y va a seguir viniendo, y hay otros que sabés que no van a venir más…”, “…se han perdido juicios de valores, una sociedad observadora de lo que hace el otro y no de lo que hace uno mismo, no observa el esfuerzo del otro, ‘el jefe hizo esto o lo otro’, pero no valorás que esa persona estuvo 30 años en la misma posición que está él…”, “…hay refranes como ‘si se cae uno, nos caemos todos’, y en la práctica, si te caés, son muy pocos los que te agarran la mano…”, “…con plata se arman cuarteles, pero con plata no se arman bomberos… se arman con muchas horas de dedicación, esfuerzos y años de mantener una línea de conducta para obtener un cuerpo como el que uno quiera…”.

La relación que cada Jefe tiene con el personal subalterno va a depender de la modalidad adoptada por la jefatura, sin embargo expresan que: “…con los valores que yo aprendí me cuesta muchísimo manejar a los muchachos de hoy, me cuesta mucho… a los chicos jóvenes en especial les cuesta muchísimo asumir que en una estructura hay una cabeza y que hay un reglamento y que vos aceptás ese reglamento…”, “…no pido que me sigan a mí, en definitiva lo que hay que tratar es que la gente trabaje para la institución, no para una persona, ese es el concepto que trato de volcar, hay que ver si esas personas lo perciben…”.

En cuanto a la incorporación de mujeres algunos son de opinión favorables. Otros no. Uno de los jefes que cambio su opinión negativa expresó que: “era como querer tapar el sol con la mano”. Los demás entrevistados coinciden en el buen desempeño de las mujeres dentro de una institución de bomberos: “la mujer está a la misma altura que el hombre, se forma, trabaja y se prepara psicológica y físicamente”, “las mujeres trabajan a la par del hombre y son las primeras en ofrecerse”. Otro Jefe manifiesta “…a mi meter mujeres me costó muchísimo, cosas que nadie sabe…”.

Por otra parte, los jefes entrevistados coinciden que durante el trabajo en la emergencia, si la situación no lo amerita, intentan mantenerse al margen para permitirle al personal la toma de decisiones: “…si suena la sirena trato de estar atento pero de mantenerme al margen, dar la imagen de jefe en los momento que realmente lo requieran, si siempre estoy a cargo no le voy a permitir a nadie tomar decisiones…

En cuanto al impacto emocional que implica la actividad del bombero hay distintas opiniones, pero no contradictorias: “…uno no está preparado psicológicamente para lo que viene después de una intervención complicada…”, “…al bombero lo afecta más cuando el paquete es más pequeño…”, “…el psicólogo te puede orientar, pero la solución la tenés que encontrar vos, está adentro tuyo…”, “…en mi época no había situaciones post traumáticas después de una intervención, nunca tuve un apoyo o contención psicológica… como me tocó bailar con la fea, he tenido muchas satisfacciones en mi vida de bombero, como salvar una familia, algunas cuestiones te llenan de satisfacción”, “…la emergencia finaliza cuando el bombero vuelve y cierra la emergencia, si se va a su domicilio pensando en la emergencia, es porque no la cerró, y no está en condiciones para tomar una nueva emergencia…”.

Un Jefe dice estar capacitado para identificar quién se ve afectado por la intervención en una emergencia, y que por ejemplo, lo nota en los bomberos ya retirados cuando al relatar una intervención de muchos años atrás recuerdan hasta los detalles más pequeños y que esto es evidencia de que la persona sigue afectada por esa situación.

Sin embargo, durante la entrevista, ese mismo Jefe fue quien relató accidentes de varios años atrás, con gran minuciosidad en los detalles, y sin creerse afectado aún por esa emergencia, evidenciando el alto impacto emocional que todavía la situación vivida tiene: “…yo se los cuento, pero queda entre nosotros, no lo escribas…”.

Por otro lado, todos coinciden que el entorno familiar constituye un pilar fundamental en la vida del bombero: “…la familia también forma parte, porque no si no te acompaña llega un momento que dicen o la familia o bomberos…”, “…un bombero sin familia no puede ser bombero…”.

Sus Jefes Reconocen estar conformes con la gestión de cambios que han promovido en su cuartel: “…yo cuando asumí prometí gestión y trabajo, todas las personas no lo ven, yo creo que he trabajado mucho para que el cuartel salga adelante…”, “…yo me siento orgulloso, hay mucho para mejorar…”. Uno de ellos explicó cómo concibe su identificación con la Institución, y manifestó su disconformidad con el uso del Cuartel para obtener beneficios personales: “…usan la institución como trampolín para cuestiones personales, tiene que ser al revés, usa tu trampolín para ayudar al cuartel…”.

 Afirman que su vocación de servicio no ha desaparecido con el paso de los años, y que es esto lo que los motiva día a día, y que luego de su jubilación o retiro, seguirán siendo bomberos: “…bomberos más que una profesión es un estilo de vida, sería despojarse de valores, no es algo que podés prender o apagar, es un modo de pensar…”, “…nunca dejás de ser bombero, se lleva adentro, las ganas son las mismas, no se pierden…”, “…el año que viene está decidido, yo me voy, voy a seguir viniendo, lo que soy en mi vida laboral se lo debo a este cuartel, mis primeros pasos los di acá, tengo que volver por agradecimiento, no le puedo dar la espalda al cuartel si fue el lugar que me permitió hacer tantas cosas en mi vida, o tener una buena vida… este cuartel me ha ayudado a prepararme para vivir el peor de los infiernos, como ya me ha tocado, y salir airoso y decir con mucho orgullo que me formé en los Bomberos…”.

La Historia de un Bombero… (3)

Son las 2:30 de la mañana, la jarra de café en el fuego interrumpe el silencio de la casa, y mis ojos y mi alma están agotados pero no puedo dormir, desde que mi hijo se fue y la novia también se quedo dormida en el sillón que siempre lo espera.

De pronto el timbre del teléfono, hace que me sobresalte, es lo que menos esperaba, levanto el tubo y detrás se escucha una voz tenue, preocupada.

_soy el jefe de bomberos, tengo que comunicarle una mala noticia señora.

Por un momento mi cabeza volvió los años atrás, a 15 años atrás, cuando mi hijo tenía 6 años, no supe que responder solo ¿Qué fue lo que paso? y la voz del jefe comenzó a hablar sin detenerse por un momento, temblorosa por sus nervios.

_El fuego avanzo muy rápido, las líneas no lo pudieron detener su hijo y 2 compañeros resultaron quemados en varias partes del cuerpo. En este momento están siendo atendidos en el hospital, su estado todavía no nos han comunicado, siento mucho lo sucedido, sepa que haremos todo lo que esté a nuestro alcance, para que este atendido en el mejor lugar.

Luego de colgar tomo un saco y salgo a decirle al remisero del frente que me lleve, el mismo que lo llevo a él a las 11:30, cuando estábamos tomando el café de todas las noches cuando el llega de cenar con sus compañeros en el cuartel, el café que jamás puede ser interrumpido por nadie, solo por la radio cuando pronuncia ese relato tan particular que a el hace que los ojos se le pongan tensos, que sus manos se cierren fuerte y lo único que se le escucha decir es UNA SALIDA ME VOY AL CUARTEL MA… si es lo único que puede interrumpir el café, ese sonido que por las noches lo sueño ATENCION AL PERSONAL DEL CUARTEL CENTRAL ESTAN EN EMERGENCIA. Y lo veo correr hacia la puerta por el pasillo, pero en ese momento parece que alguien me despierta, voy hasta su dormitorio para estar tranquila y vuelvo a dormir.

Al llegar al hospital, llego hasta un pasillo, y veo sus compañeros con sus caras negras, llenas de humo, pero por debajo de sus ojos líneas blancas, de sus lágrimas que han hecho que el hollín desaparezca. Mire en un rincón, hay estaba su sacón y su pantalón, todo deformado por el fuego.

Trate de preguntarles que había pasado, pero al mirar los ojos de uno de sus compañeros. El gordito, el que lo pasa a buscar todos los sábados para ir a bailar, que sostenía con fuerza el casco de mi hijo, no pude, su mirada me lo dijo todo “DIOS SE HABIA OLVIDADO DE ELLOS POR UN MOMENTO”.

En ese momento de espera, me lleva a aquel día de julio, cuando por esa puerta de la guardia aparecía un medico, y me tomaba de un hombro al decirme:

_Hicimos todo lo posible pero no pudimos, lamentablemente su marido a fallecido.

Y luego pude verlo por última vez, en el salón grande del cuartel, cuando todos los bomberos lo despedían, y al subirlo a la unidad el jefe daba por terminado el servicio 365, en el cual había caído en cumplimiento del deber, uno de sus mejores hombres. En aquel momento, mi hijo apenas con 6 años me dijo.

_Cuando yo sea grande, voy a ser bombero mama.

La puerta se abre, sale un medico y me llama por mi nombre.

_Señora su hijo tiene quemaduras de consideración, pero se pondrá bien, si quiere puede pasar a verlo.

Lo único que me salió en ese momento fue:

_ ¿Y sus compañeros?

Me sentí madre de los tres, tenía la necesidad de saberlo.

_Todos están en las mismas condiciones, se recuperaran.

Me incorpore de mi asiento con los ojos llenos de lagrimas, y un nudo inmenso en mi garganta, pero cuando fui a entrar, mire hacia atrás, al gordito, al negro, a Gastón el que nos lleva las pizzas, a rafa el que siempre maneja el autobomba el más viejos de todos el que siempre les cuenta historias de cómo era el cuartel antes de que estaba el que era un novato cuando sucedió lo de mi marido. En ese momento me volví hacia ellos y les dije que entraran primero, yo tenía muchísimas ganas de verlo, pero ellos tenían la necesidad de verlos. Con un fuerte abrazo hacia mí, fueron pasando uno a uno.

Cuando mi hijo decidió ser bombero, tenía 15 años, pero desde aquel fatídico día de julio, cada vez que el escuchaba la vieja sirena del cuartel, fuera la hora que fuera, se asomaba a la ventana del frente y decía que veía pasar corriendo a su padre, y cuanto le faltaba a él para acompañarlo. No se tal vez lo veía, pero a medida que se fue haciendo hombre dejo de hablarlo y no quiere que se lo pregunte, es como un pacto de silencio que ha hecho desde la primera vez que corrió porque lo llamaron del cuartel.

Pero cuanto me costó aceptar que lo fuera, cuantas peleas con sus abuelos que solo decían que estaba loca al dejarlo, pero yo mas allá de los miedos, siento orgullo por mi hijo, siento que en cada llamada se acerca a su padre, que en cada llamada alguien lo cuida. Si pudiera esta carta llegar a cada argentino, sabría mucho más sobre los bomberos voluntarios, que atrás de ellos hay una historia, hay una familia, y que cuando mi hijo llega cansado de un incendio o con ganas de llorar, porque en algún rescate la vida de alguien se les ha escapado de las manos, cada uno de la familia nos convertimos en un Bombero mas, por eso lo entiendo, por eso no le diría jamás que dejara de serlo.

Al entrar a la guardia, ahí estaba, con sus compañeros sonriendo de lo que había pasado, o de la historia que estaba contando rafa, bien no lo sé , solo sé que DIOS NO SE OLVIDO POR UN MOMENTO DE ELLOS solo creo que dios también estaba allí, con su cuerpo quemado, porque jamás los abandona, pero los que viven tantas injusticias, los que la ven día a día, por momentos dejan de creer en él, pero creo que dios, entiende el alma de un bombero, y a muchos los ha llevado porque los necesitaba, no sé para qué, pero los necesitaba.

Al verme solo me dijo que estaba bien, y que mañana avisara al trabajo que no iba a poder ir por unos cuantos días, algo que tal vez no entendiera su patrón y seguramente buscara a otro para que ocupe su lugar, como muchas veces le ha pasado; Me pregunto por su novia y le dije que me había olvidado de ella en el sillón, el me respondió que mejor para que no se preocupara.

Al mirarlo a los ojos, me di cuenta que tanto el trabajo, como sus heridas, como su novia no le preocupaban tanto, solo que si mañana llamaba la radio de nuevo no podría ir al cuartel, que mañana no podría cenar con los chicos, que mañana mientras lustraban las unidades, no lo iba a poder escuchar a rafa, y por mas que no lo diga, tener que dejar a su padre correr solo hasta el cuartel.

“Este relato es ni más ni menos que lo que siente una madre de un bombero, la esposa de un bombero, para el que lo lea, no quiero que sienta ni lastima, ni piedad de mi hijo, quiero que sepa quiénes son los Bomberos Voluntarios, son personas comunes, que desde que nacen creo que llevan la vocación en su alma, muchos dicen que los Bomberos son Bomberos porque les gusta ayudar a los demás, creo que no es tan así, los Bomberos nacen Bomberos, lo demás es una consecuencia. Nadie conoce más que una madre de su hijo, nadie sabe lo que es ver despedir a la persona que uno sueña vivir toda una vida, la persona que uno ama, en un ataúd de madera , rodeado por la bandera de nuestro pais que siempre se olvido de estos soldados de paz, nadie sabe lo que siente una madre por las noches cuando su hijo se va a combatir un incendio, y las horas pasan, lo que siente una madre al escuchar decir a su hijo que no le dieron el trabajo que el deseaba porque era bombero y eso no es favorable para la empresa, saben cuántos sueños pierden, cuantas cosas personales pierden los bomberos, cuantas veces ponen en riesgo lo más importante que tiene una persona, LA VIDA, este es el precio que deben pagar por elegir, esta forma de VIDA…”

Los Perros Bomberos: Los Dálmatas…. perros bomberos por excelencia

 

Orígenes….

De  origen incierto, Si bien al parecer la época de mayor esplendor data del Imperio Egipcio, ya que aparecen perros blancos con manchas negras representados en algunas tumbas. Sin embargo, no hay mayor información de este animal hasta el siglo XVI. Si se puede afirmar, que desde el primer momento, son animales que parecen vinculados a la aristocracia y al acompañamiento de las élites.

El dálmata, tal como se lo conoce actualmente, parece provenir de la región de Dalmacia (Croacia y Montenegro). Aunque algunos historiadores defienden que su nombre proviene del criador  Yuri Dalmatin. Parece ser que, habiendo recibido unos perros desde Turquía, habría comenzado su crianza en el XVI. Sin embargo, con seguridad, no se puede asegurar de dónde provienen ni hasta qué momento se remonta su crianza.

Lo que sí sabemos es que tienen gran afinidad con los caballos y que eso les llevó a estar presentes en las comunidades gitanas que se movían por toda Europa, haciendo más complicado aun el buscar su origen real.

Según se dice, en el siglo XVIII bomberos londinenses decidieron adoptar varios perros de esta raza como una forma de controlar la población de ratas y alimañas presentes en sus edificios y establos.

Tal vez por su afinidad con los caballos, los dálmatas no tardaron mucho tiempo en adaptarse a la actividad bomberil de aquel entonces. Según relatos de la época, era habitual ver a estos canes correr ladrando afuera del cuartel tras percibir la alarma de incendio alertando así a quienes transitaban en la cercanía.

Desde la llegada de estos perros a Inglaterra, será más sencillo seguirles el rastro. Desde finales del siglo XVII encontramos referencias de dálmatas corriendo junto a los carruajes de la aristocracia inglesa, con un doble cometido: acompañar a los señores y vigilar los caballos y carruajes cuando estos estaban solos. Nuevamente, la afinidad con estos animales era usada como pretexto para el uso de los dálmatas por las élites.

Un camarada mas…

Una de las más apreciadas labores de los dálmatas para los bomberos era su habilidad para abrir paso a los carros bomba mientras se dirigían a los incendios. Efectivamente, al correr delante y atrás de sus carruajes, los perros podían proteger a los asustadizos caballos que en ocasiones se espantaban ante la presencia de otro perro o animal camino al incendio.  De esta forma permitían a los bomberos evitar perder minutos valiosos rumbo a la emergencia.

Por su agilidad y resistencia física, los dálmatas hacían un gran trabajo para los bomberos al correr grandes distancias junto a sus carruajes.

Asombrosos relatos de la época describen como en medio del incendio estos perros se encargaban de montar guardia en los carruajes para resguardar los equipos, caballos y pertenencias de los propios bomberos ante el acecho de posibles saqueadores.

Muy pronto los bomberos ingleses reconocieron a sus perros dálmatas como grandes compañeros de incendios, tradición que permanece hasta nuestros días pese al reemplazo de los caballos por bombas impulsadas por motores a combustión interna.

Hoy en día los perros dálmatas son un verdadero emblema y muchos de ellos son fieles mascotas en varios cuarteles de bomberos principalmente de Inglaterra y Estados Unidos.

“Toby”… de rebelde a rescatista profesionaln (4)

Así es la historia del golden retriver que fue donado a los bomberos voluntarios de Deán Funes por su mal comportamiento en el hogar, y que luego de ser entrenado, se transformó en uno de los canes más solicitados para buscar personas en rescates profesionales de todo el país.

"…Toby es mi compañía sin lugar a dudas…". Así define el guía Ricardo Urquiza a su perro, quien lo acompaña en todos los trabajos para binomios compuestos de Bomberos y Canes. Ricardo es Comisario Bombero Voluntario de la Institución de Bomberos Voluntarios de Deán Funes de la provincia de Córdoba, y “Toby” su fiel compañero para los rescates.

"…Toby llega al cuartel por medio de una gente amiga que me lo regala. Tenía entre 7 y 8 meses.... Me lo trajeron por mala conducta. Intentamos encontrarle un hogar varios meses pero no lo logramos, entonces comenzamos a trabajar en su comportamiento…", cuenta Ricardo, quien hoy celebra el hecho de que no haya sido adoptado por una familia.

"…Cuando comencé a educarlo detecté que el perro tenía algunas cualidades que eran muy beneficiosas para la búsqueda de personas. Como la patrulla ya contaba con perros adiestrados para la búsqueda de personas vivas, y no contaba con canes que buscaran restos humanos, lo adiestré para este tipo de exploraciones…", explica el Bombero Voluntario, quien además agrega: "…El perro se prestó para captar todos los conocimientos y ser óptimo para esas búsquedas…".

Probablemente la anterior familia de”Toby no imaginaría que aquel cachorro rebelde iba a ser hoy emblema de conducta y profesionalismo dentro del cuartel de Bomberos de Deán Funes. Y lo que más orgullo da a los bomberos que son hoy la nueva familia de este cachorro, es que gracias al trabajo que realiza junto a Ricardo, posiciona a Córdoba como referente en búsquedas a nivel nacional.

 "….El hecho de que se convoque a binomios cordobeses en importantes acciones nacionales, deja en claro que Córdoba es tenida en cuenta por la Nación, por los recursos y capacitaciones que tiene, que traspasan la provincia…”; “…Nuestros bomberos, el grupo de K9,que son los perros que trabajan en la búsqueda de personas, han quedado en lo más alto de la República en cada caso a los que se los convoca…", manifiesta el Secretario de Gestión de Riesgo Climático y Catástrofes de la Provincia de Córdoba.

Bomberos Voluntarios de Deán Funes y División de Canes: su historia

 Ricardo define al cuartel como su "segunda casa": ese lugar que tantas satisfacciones le dio, y del que se considera parte apasionada. "….Hace 36 años, un grupo de amigos que estaba formando una comisión para un grupo de bomberos voluntarios, me invitó a participar, y empezamos a trabajar con mucho empeño…", relata.

"…Cuando hubo que capacitarse, yo era uno de los más jóvenes -junto a otro voluntario- y ahí empezó el camino de esta vida bomberil. A medida que fui instruyéndome, me di cuenta que era lo que me gustaba, y que necesitaba estar capacitado para ayudar a la sociedad…", agrega el par de “Toby en las búsquedas de personas.

Ricardo expresa que si bien son muchas horas las que le demanda esta pasión, y esas mismas horas son las que no puede aprovechar en familia o para generar dinero extra, no pensaría jamás en dejarlo.

"…Las horas parecen minutos, se hace con tanta vocación que no importa el tiempo…", sostiene, y admite que "…sin el apoyo de la familia en conjunto, es imposible participar de una institución como esta…".

Si bien la tarea en general es ardua en el cuartel, los operativos en los que se trabaja de manera conjunta con los canes, tienen un tinte especial. Eso hace atesorar a Ricardo cómo fue la incorporación de la división de canes al cuartel.

"…Atento al siniestro que fue el caso de la AMIA, vimos que nuestro país tenía la falencia de no contar con una herramienta tan importante para la búsqueda y rescate de personas vivas o muertas, como es el perro. Muchas instituciones, incluyendo a Bomberos Voluntarios, comenzaron a formar personas y animales para esa función, y allí me prepararon para lo que sé hacer hoy…", recuerda Ricardo.

Secretario de Gestión de Riesgo Climático y Catástrofes de la Provincia de Córdoba, expresa: "….Podemos decir que Córdoba es una de las provincias que más capacitación tiene para sus bomberos. Entre la Federación de Bomberos Voluntarios de Córdoba y la Agrupación Serrana de Córdoba han apostado a la capacitación de sus hombres: el norte de ellos ha sido la formación de estos voluntarios, y esto queda demostrado en cada acción donde quedamos con uno de los mejores niveles en atención de emergencias…".

La participación de “Toby” y en el Caso Maldonado

"…El cuartel de Deán Funes fue convocado por el Ministerio de Seguridad de la Nación, a través del Consejo Nacional de Bomberos Voluntarios de la República Argentina, donde invitaron a la Federación de Bomberos Voluntarios de Córdoba, por medio del Departamento de Búsqueda y Rescate K9, para binomios especializados en búsqueda de restos humanos, en la localidad de Esquel. Fuimos seleccionados con Toby y orgullosamente acepté…", recuerda Ricardo Urquiza.

"…En el operativo éramos ocho binomios con gente de Buenos Aires, Entre Ríos y Santa Fe. Hicimos una planificación, un estudio del río, las condiciones climáticas y la topografía del terreno, y planificamos un trabajo operativo con cuatro grupos…", explica el Bombero, quien además hace referencia de que él compartía el recorrido con un bombero de Pilar y su perro.

"…Él notó que su perro había hecho un cambio de comportamiento y sospechaba que había detectado algo. Fuimos a trabajarlo con Toby, quien tuvo las mismas reacciones e hizo un señalamiento hacia arriba. Ahí observamos que se había detectado algo, pero aún no estaba del todo definido el lugar. Hicimos una marcación en el lugar y seguimos caminando por la costa del río: a 300 metros, sobre un arbusto, los perros mostraron el cambio de conducta nuevamente sin hacer una marcación definida, pero mostrando interés en ese arbusto. Estudiamos las corrientes de aire de la zona, y efectivamente había una corriente que salía desde el río y apuntaba a ese arbusto. Allí realizamos otra marcación y caminamos otros 800 metros…", expresa detalladamente Urquiza.

Con los pasos, la motivación de los perros era mucho más marcada hasta que comenzaron a intentar ingresar al agua: ese fue el momento en el que ambos binomios reafirmaron el alerta, porque la conducta de detección de los canes era evidente. "…Dimos aviso al resto de los grupos por medio de radio, a los fines de concentrarnos en la zona. Así fue como una embarcación que venía con un perro y cuatro buzos, detectan un color oscuro sumergido donde se había señalado, y al acercarse confirmaron que se trataba de un cuerpo…", señala Urquiza.

El Bombero cordobés y su perro “Toby fueron pieza indispensable para encontrar el cadáver de Santiago Maldonado, y Urquiza manifiesta que esos son los momentos en los que los sentimientos se entrecruzan: allí son la satisfacción del trabajo realizado con éxito, y la pena por el resultado final.

Cómo seguir después de estos acontecimientos

"…Deseo que los Bomberos Voluntarios sigan creciendo así. Cuando inicié esta actividad había muchísimo voluntariado y se hacía todo con mucho esfuerzo y pocos recursos. Hoy los Bomberos Voluntarios son también Profesionales, porque se está invirtiendo muchísimo en capacitación y profesionalismo en las distintas áreas: accidentología vehicular, incendios estructurales, en rescate de personas, en la división canes; y gracias a todo eso se va evolucionando. La gente trabaja sin pretensiones y eso es muy meritorio…", expresa Urquiza, quien además habla de “Toby, su fiel compañero que se destaca entre los canes de toda la Nación.

"…Toby es joven, tiene mucho para seguir dando y va a seguir capacitándose porque este trabajo necesita ejercitación y continuidad para estar preparado para las emergencias…".

"…Hoy en día no tenemos dudas desde el Gobierno de la Provincia de Córdoba, sobre la alta importancia del Voluntariado en la institución de Bomberos para la atención de la emergencia. El 90 por ciento de las emergencias de la provincia están sostenidas por los Bomberos Voluntarios. Hemos tenido inundaciones, accidentes, catástrofes, y es sumamente importante el rol de los Bomberos Voluntarios aquí…", afirma  el Secretario de Gestión de Riesgo Climático y Catástrofes, quien además brindó un reconocimiento a Urquiza y “Toby -y a través de ellos a todos los Bomberos Voluntarios-, por el trabajo realizado.

"Estos chicos son voluntarios: cuando todos descansamos, ellos están capacitándose porque los cursos normalmente son los sábados y domingos. Es permanente, e inmensamente meritorio".

Los bomberos son personas que se preparan, capacitan y dedican gran parte de su tiempo para

acudir a las emergencias en protección de la vida y bienes de los ciudadanos, la tarea que realizan requiere de vocación de servicio e implica valores y principios que los aleja de consumos problemáticos y otros flagelos sociales.

 

Bomberos Voluntarios “HERNALDO DE LERMA” de Rosario de Lema – Salta

Este cuerpo nace hacia el año 2000 luego de varios intentos de concretar su formación, por su labor comunitaria años atrás fue reconocida por el H. Concejo Deliberante del municipio. Luego de deambular por distintos espacios rosarinos, construyo su  sede en la Ruta Provincial Nº36 y Av. Las Tipas de Rosario de Lerma

Charla de Cuartel:

Muy buenas tardes, estoy reunido  con un amigo… un amigo que en una parte del camino de su vida hemos compartido, ya que fuimos formados en la misma escuela y por esas cosas del destino nos volvimos a encontrar nuevamente aquí en Rosario de Lerma. No quiero decir quién es, sino que él se presente por sí mismo

“Buenas tardes yo estoy actualmente en bomberos voluntarios, luego de retirarme de la Armada, tengo la jerarquía de Comandante Mayor y mi nombre es Serafín Correjior…”

Mi estimado Correjidor  es para mí un honor y un orgullo poder tener esta charla cuartelera. Donde naciste, Serafín

“Nací, lo que dice en mi partida de nacimiento…  lo digo una gran satisfacción, en  Sumalao, en una casita muy precaria…  soy hijo de madre soltera. Por supuesto en aquel momento era un escollo, un compromiso social complejo tal vez si quería formar un matrimonio, ya que la preferencia era una mujer sin hijos, eso se dio en mi caso. Tal es así que yo soy nacido el 12 de octubre de 1947 y no me anotaron porque me querían dar en adopción a  otra persona…  que quisiera hacerse cargo de mi, esa persona no apareció y me terminan anotando el 9 de noviembre del mismo año…”

"Las obligaciones de mi madre..... Luego yo me enferme y me termina rescatando mi abuela, por supuesto a mi madre la desplaza y se hace cargo de mi persona. Ella era una persona mayor, también era una carga muy fuerte, ella comentaba a sus propios hijos: “yo soy vieja....” “que voy hacer con este chango...” “ya no estoy en condiciones...

“Y bueno empezó a buscar a ver quién de los otros hijos se hacía cargo, así apareció una tía ya fallecida, se llamaba Clementina Corregidor y el marido Fortunato Colque, un hombre gaucho,  y me crié en la Finca La Viña, que está casi al límite de Chicuana con Rosario de Lerma, era el único de esta pareja. Por supuesto que la forma de crianza era bastante dura, me tuve que acostumbrar a dichas situaciones, así me criaron.  Caminaba para ir a la escuela primaria más de tres kilómetros y, así hasta que termine mi sexto grado, que en ese tiempo era el ciclo primario completo…”

“Después me fui a Salta, Capital, para tratar de hacer el secundario, me era muy duro porque tenía que trabajar de día y estudiar de noche  y, a veces se daba  que no me pagaban. Salió la oportunidad de ingresar a la Armada Argentina, a la Escuela de Marinería…”

“Ingrese a la escuela y a dios gracias pude armar mi carrera de 35 años de servicios en la Armada. Toda esta historia es para mí una satisfacción muy grande  también porque al lugar donde yo iba a la escuela, ese lugar se llamaba Finca de Bella Vista, a veces las señoras de ese tiempo me veían, por supuesto yo era muy crecido, porque yo tenía mucho ejercicio, luchar con los terneros,  de correr en los cerros.... mi papa era gaucho, capataz de hacienda de esa finca,  esa finca era de Patrón Costa, eso hace de mi desarrollo corporal, tenía 16 años y parecía de 20 años. Las madres, las señoras de Bella Vista me veían como un zorro, un tipo grande que iba a la escuela primaria… “que será de él?”, “seguramente terminara en la bebida?”, que es muchas veces lo que se piensan de los chicos…”

“Pero bueno no fue eso, la vida me dio otros caminos, de poder entrar a la Armada, que me enseño muchísimas cosas, donde termine de estudiar el secundario, el terciario.... así llegue a los 35 años de servicio”.

“Un año antes de retirarme, se da esto de que en Rosario de Lerma se estaba formando un cuartel de Bomberos Voluntarios y bueno en las vacaciones vi y me pareció bárbaro y me ofrecí como instructor, máxime que yo me iba a retirar y quería colaborar en algo con la formación de una institución que le venía bien a la comunidad, me dijeron que si, conseguí de la Armada un apoyo de la parte de rezagos, dos vagones de materiales   para iniciar la parte de este cuartel y después me llego la dedicación exclusiva para cuidar este material que para mí era un material digno de la fuerza donde había estado y darle el servicio que se debía, que no se perdiera, ya que existía intenciones que ese material que venía de "arriba" iba a salir fácil....  No fue así…” 

“Así fue como empecé… ,yo me acuerdo que estaba en mi último destino como enlace en el Ministerio de Defensa, que vendría a ser  representante de la Armada en el Ministerio, eso me dio la facilidad que pudiera conseguir el material, también me dio la facilidad en relacionarme con las más altas autoridades de Bomberos Voluntarios en esos tiempos, como el presidente del Consejo Nacional y después llego a ser presidente de los países americanos, desde Canadá a Argentina,  el me asesora, me da el programa para estudiar, y posteriormente rendí y bueno me otorgaron la jerarquía de Comandante Mayor, teniendo en cuenta mi trayectoria en la Armada y los cursos realizados en la Armada, como ser Guerra Química, Guerra Biológica, Guerra Nuclear, conformación de una bomba atómica, etc. Cargos, Incendios y otros diplomas y certificados de capacitaciones realizadas... Pero cuando vine a Rosario de Lerma no dije cual era mi jerarquía, simplemente dije que era retirado de la Armada y fui presidente interino de la Comisión de la Institución de entonces…” “Posteriormente se enteraron por otros medios y me exigieron que hiciera uso de mi jerarquía…” 

Cuando yo vine en el 2000, no había nada, conseguí un terreno, reclutar personal para la dotación del cuartel, que le correspondía a los Bomberos a nivel nacional. Así fuimos trabajando, con personal que han ingresado, otros se han ido, como esto es "ad honoren", sin fines de lucro a veces cuesta mucho conservar el personal de estos cuarteles, han entrado chicos que se han preparado y luego se fueron, he escuchado cosas como "tenes que tener tu hogar",  "te tenes que casar", "tenes que tener algo de que vivir", así unos entraron a la Armada, otros a Gendarmería, al Ejercito, uno de los últimos esta en tercer año de la Escuela Naval…  dios me de vida de poder disfrutar y tener el orgullo que este chico llegue a Almirante…”

El ingreso a la Armada, fue algo así como una necesidad  por un futuro mejor?... por sobre la vocación de ser marino?

“Si exactamente, porque yo buscaba del día de mañana el formar una familia, de tener de que vivir, y me decidí y… era también vocación porque me gustaba, al principio fue bastante duro. Anteriormente en la Fuerza incorporaba cinco promociones al año,   y realmente era candente y quedábamos mil y pico y al último salimos 125 en cuatro meses…”

“Yo siempre digo,  no que sea el mejor sino  el destino  nos va cantando el porvenir, el futuro.... y por supuesto uno tiene que tener conciencia que cuando uno entra a una fuerza armada o de seguridad arriesga la vida, porque estamos para eso. La Armada, como el Ejercito o la Fuerza Aérea nos prepara para eso, nos prepara para defender a la patria, entonces  si me tocaba perder la vida, yo elegí y… esa vocación  hay que seguirla. Algunos de mis colegas, de mis camaradas, mis camadas  se nos han ido en distintos momentos que nos toco actuar como el conflicto de las Islas Malvinas, a Dios gracias ya estoy retirado, Dios así lo quiso…”  

Esta metamorfosis que se produjo de Correjidor marino a Correjidor bombero?..... Sigue  jugándose con la vida… porque sigue ofrendando la vida a la sociedad... o no?

“Si exactamente hoy estoy ofrendando la vida hacia la comunidad, pero en etapa distinta, así como yo aprendí  a hacer marino con 35 años de servicios, tuve que aprender a hacer Bombero, aprender hacer bombero voluntario,  a veces he tenido la oportunidad de estar en varios países estando en la Armada, yo no lo veía a los bomberos voluntarios la consideración que les tienen       la forma como los atienden, la consideración que les tienen  y que acá cuesta, si bien en algunos puntos de la Argentina si tienen muy buena consideración,  pero en un lugar como este por ejemplo cuesta muchísimo que la gente alcance a entender que uno está al servicio de la comunidad "ad honoren", al contrario sacando dinero del bolsillo, de mi retiro para poder llevar la institución adelante…

“Si bien se habla de un subsidio, está asignado para un gasto determinado  y si no se gasta de esa forma no se puede rendir, eso es lo que muchas veces la comunidad no sabe, o muchas veces lo toman como que uno "no puede ser que este "ad honoren", bueno el tiempo tal vez lo dirá  y que vaya tomando conciencia la comunidad que es ser bombero voluntario  y ojala lo supieran y lo tomaran  de corazón esto porque así crecería mucho mas la institución…”

Primero y principal, que significa ser bombero?

“Hay muchas hipótesis, no hay una certeza, pero ser bombero es una vocación de servicio, es una vocación por la comunidad, es algo que uno lo siente, lo siente de adentro... si bien no soy bombero a full, porque estuve en la Armada, pero cuando yo me retire  y empiezo a convivir con mis camaradas bomberos realmente es una sociedad muy linda porque uno se encuentra con otras autoridades de otras provincias, de otros países y convive con una sociedad hermosa, todos porque tenemos un mismo punto en común, estamos en la misma cosa. Esto yo lo vi siendo marino, muchas veces la ropa del marino  también, afuera  no importa el país que sea, en Inglaterra, Norteamérica, Francia..., antes que nada es marino. Nos toco compañeros nuestros que han tenido apuros, que los han querido asaltar y fueron defendidos por marinos del mismo lugar defendiendo al marino, entonces uno se siente hermanado y también cuando uno está en otros países de habla hispana es como si fueran compañeros de toda la vida …”

Para difundir el trabajo del bombero y que este trabajo sirva para dar a conocer la actividad bomberil en nuestro país desde su fundación allá por el siglo XIX hasta el presente, a evolucionado muchísimo.... es así?

“Exactamente a evolucionado muchísimo, que a través de la historia se puede ver.... esto ha comenzado muchísimo años antes de Cristo, cuando los romanos trabajaban con saco, pero era una bolsa de cuero para poder transportar el agua, a veces se hacía a través de cubetas.... hasta que apareció la primera bomba.... también se trabajaba con esclavos.... esta el Santo Patrón de los Bomberos, que es San Floreal, que trabajaba con esclavos bomberos, después tuvo problemas por su religión siendo condenado a muerte, pero no fue quemado, sino arrojado al agua con pesas para que muriera ahogado…   

La  gente piensa bombero igual a fuego o sea combatiente de fuegos, pero por lo que yo vi el bombero es rescatista, es agente de salud... tiene un montón de tareas dentro de este mundo del rescate por así decirlo, porque es un rescate en cierta medida?

“ SI... si claro el bombero voluntario tiene multifunciones no es solo el fuego, sino salvar una vida por ejemplo de accidentes automovilísticos, salvar animales, como nos pasa a nosotros que tuvimos casos muchas veces de caballos que se cayeron a pozos ciegos, sacarlos con vida y uno se siente tonificado cuando cumple el objetivo, perros... tratar de ser cariños con ellos para calmarlos ante la situación que viven en ese momento ... uno tiene que estar preparado para eso, en el caso de los animales para no ser mordido ante la desesperación…”

“También nos toco rescatar personas que quedaron aprisionadas por piedras con el rio crecido, o el caso de una señora con ataque de peritonitis que con el rio crecido tuvimos que armar una maniobra con cuerdas. El bombero cuando cumple con su objetivo se siente un honor, glorificado por haber cumplido…”

“También ha pasado el caso de un ser querido que a muerto en los brazos y no se lo ha podido salvar. Ante estos casos debemos estar preparados, el bombero debe estar capacitado.... También en búsqueda de personas, son infinidades las actividades, materiales peligrosos, inundaciones, nos toco por ejemplo extraer agua que se mete en las casas.... son infinidades de casos  en que el bombero actúa...”

 Es gratificante poder salvar una vida y creo que es el estimulo y el pago  con el cual se contribuye con el bombero, sentirse bien pagado con el hecho de haber cumplido con el objetivo... pero como se sale cuando se tiene que rescatar, sacar de un determinado lugar un muerto?

“ Bueno uno se tiene que prepararse para eso, estar sicológicamente preparado para esto  porque, esto está en la política y estrategia del bombero voluntario, la primera estrategia del bombero es que siempre va a llegar tarde… porque va a llegar tarde? porque no tenemos una esfera de cristal para predecir donde se va a producir un incendio, donde un rescate, un choque.... Suele ocurrir que bomberos está haciendo otra cosa, combatiendo un incendio y se produce un accidente y esto hace que el bombero no llegue como la gente quisiera o el caso lo amerita, por eso el bombero siempre llega tarde…”

“La segunda es que primero está el bombero, segundo el bombero, tercero el bombero y cuarto el damnificado, porque so yo salvo un bombero de los que estamos trabajando, ese bombero va a salvar muchas vidas. Yo no puedo ir matando por el camino por el peligro de una vivienda que el fuego se la esta devorando  porque puedo accidentar a otras personas que no tienen nada que ver con el echo en si, que se nos cruzo en el camino, terminar volcando, terminar accidentando y hasta poniendo en peligro la vida de un colega. Es por eso primero esta el bombero, segundo el bombero, tercero el bombero y cuarto el damnificado…”

“Y la tercera lamentablemente tenemos que tener bien en claro que nos consideramos contrincantes políticos  porque  el bombero voluntario esta jugándose  la vida, se prepara para salvar vidas y bienes voluntariamente. Por supuesto yo quisiera saber si el día de mañana sale un decreto y que digan que los señores políticos no van a cobrar,  a ver cuántos se nos  postulan  por eso  lo tengo que entender que somos contrincantes políticos, muchas veces nos toca esto  que es muy duro luchar por llevar la institución adelante por mantener el cuerpo activo para la comunidad, pidiendo subsidios por ejemplo del municipio y que se nos niegue, es una lucha, cuanto dirán ojala desaparezca....” 

Claro pero es un mal necesario....  

“Es un mal necesario…”

Hay una verdadera rivalidad con el bombero policía o bombero profesional o existe una verdadera comunión que los une con el bombero voluntario?

“No tiene que haber rivalidad, es decir si alguno de ellos lo toma como rivalidad  yo creo que es falta de madurez porque todos nos estamos jugando por un mismo fin, a pesar que ellos son rentados, están con un sueldo y nosotros no, pero estamos por mismo fin, tal es así que el bombero voluntario, estamos trabajando fuertemente en un Centro de Adiestramiento que va hacer el mas moderno de Latinoamérica, va hacer compartido con bomberos voluntarios, policía, bomberos privados, de alguna compañía, petrolífera, aquí en Rosario de Lerma con masarin particulares, también para las fuerzas armadas..”.

Donde va hacer esta escuela?

“Esta a 18 minutos de la capital federal…” 

Muy interesante no solo el hecho de la capacitación en sí mismo, que le da un mayor matiz profesional, esta la otra parte que no se ve que es la convivencia, el hecho de convivir es hermanarse, es acercarse a otros bomberos, porque esta la policía  federal y provinciales que tienen sus cuerpos de bomberos, las fuerzas armadas que también tienen sus bomberos, en el caso de nuestra querida armada a través de los control averías e incendios  y los privados, eso seria las tres nutrientes de bomberos, es así?

 “Exactamente, pero no olvidemos que prefectura tiene sus bomberos, fuerza aérea... bueno estamos todos con el mismo fin, en algún momento nos encontramos y tenemos que trabajar en conjunto y tenemos que atender un misma situación..... Muchas vez y lo entiendo esta el orgullo personal que esta eso de decir "yo soy policía soy más profesional" y a veces se equivocan, uno que lo hace por vocación se viene profesionalizando porque nuestra vida está en juego... me a pasado que a veces que hay maniobras que yo  las sé hacer, las aprendí  gracias a la Armada, y que acá no la saben hacer  y "aleluya" uno se siente complacido de poder  resolver algo que acá es desconocido…” 

Donde  fue la primera sede, digamos de esta etapa  de bomberos que se cristalizando con este cuartel  que está en servicio hoy?

“Bueno comienza en la María Torres Frías, luego fue vendido a una señora  Roxana Salinas  que tenía una mueblería en esos tiempos en la esquina de la plaza de Rosario de Lerma, esto me contaron...  salió de la vocación de un chico de entre 16 y 17 años, que hoy está trabajando en tránsito de la municipalidad de Rosario de Lerma,  el señor Caliva. Lógico esa visión de chico de que se forme un cuartel, donde  él me empezó a convocar para que se forme la primer comisión directiva  de la institución y de ver quien podía formar el cuerpo activo para iniciar este proyecto por supuesto no hemos coincidido algunos puntos de vista, por ser una persona muy jovencita, su visión está totalmente opuesta a la mía, ya que no solo soy retirado de la Armada, sino camine todos los cuarteles de buenos aires para ver    su forma de vivir, su forma de trabajo, en fin todo lo relacionado con la actividad…”

“Y también por supuesto uno hace bien a alguien y está fuera de la ley y hay que ser muy cuidadoso de esto, y a pesar de estar salvando una vida puede haber un juicio porque dice que no le permite hacer   pero está en la ley que no lo debe hacer , a veces se da que a la perdida de dinero que a la pérdida de un ser querido, acá se juega muchísimo eso y por eso hay que ser muy cuidadoso de esto, para ver como se hace .... y, a veces uno se arriesga  porque lo que uno se avoca como bombero es salvar vidas…”

En el trascurso de mi investigación pude comprobar con atención y mucho agrado las distintas especialidades que tienen las asociaciones, como el caso de Deán Funes que tienen una división de perros, que hay uno de ellos que estuvo en el triste sonado caso Maldonado, que tuvo un protagonismo importante... pensó tener una división de perros aquí en Rosario de Lerma y cuál sería su función e importancia    para con la comunidad

 “Si estuvo en mi mente, realmente no he podido concretar, no descarto esa posibilidad, porque la visión esta, hubo personas que vinieron   inclusive con sus perros ya adiestrados para comenzar a trabajar acá, pero volvemos al principio la falta de apoyo de la comunidad porque eso necesitan, porque al perro hay que atenderlo como una persona y mas porque ellos son unos animalitos muy especiales, la preparación que deben tener y en los perros existen distintos tipos de especialidades  esta el perro de búsqueda  el perro de rescate  esta el perro para detectar presencia de drogas esta el perro de rescate acuático esta el perro que puede detectar dengue…”

Como es serafín el no romper los lazos con el terruño, con la tierra natal... porque el hecho de ser marino significa ir trotando por el mundo, los pases, las tareas del servicio... a uno lo aleja de su lugar de origen  sin embargo veo que ha conservado a través de los tiempos las idas y vueltas... las vuelta al pago como quien dice influyendo con las labores cotidianas?

“Muy buena pregunta.... siempre he tenido ese objetivo  de volver a mi salta querida, a mi lugar... la situación de la vida me marco esa suerte... me case con una chica que nos conocemos de pequeños, prácticamente del mismo lugar, diferencia tres kilómetros ... y bueno estando en la Armada, por supuesto nuestros hijos han ido allá en la Escuela Primaria, el mayor fue a la secundaria allá, después mi hijo se vino a esta zona a buscar su futuro... mi hija es egresada del liceo naval francisco de Gurruchaga como guardiamarina de la reserva... fui haciendo la casita de a poco acá en Rosario de Lerma, ya prácticamente la tengo formada, falta terminarla... el objetivo es ese.... al último me quede solo allá en Buenos Aires…”

“Nunca hemos ido a otros lugares como mar del plata, etc., las vacaciones era aca en Rosario de Lerma o Chicuana y, despues me quede solo en Buenos Aires trabajando ya que mi familia se instala aqui en Rosario de Lerma.... quedamos que me retiraba y venia para aqui  a pesar que tenia otras fuentes de trabajo a parte de la Armada, tenia una empresita de vigilancia y seguridad con muchos colegas de la armada, de gendarmeria para poder subsistir y hacer estudiar a mi hijo porque era bastante duro, tenia que mantener dos viviendas, mantener mi familia aqui, mantenerme alla ... despues de instalados ellos lo unico ue me quedaba era venirme.... asi que vendi la casa de Buenos Aires. Tambien tuve la suerte de estar tres años de pase aqui en el    liceo naval francisco de gurruchaga, fui dos años instructor de mi hija, en navegacion a vela, marineria, medios navales, todo lo que atañe profesionalmente a lo naval…”

“De este modo tuve la suerte que mi hija me conociera mas, porque la vida nuestra era bastante dura porque salía de la casa y no sabía cuando volvía por las distintas funciones que uno tenía que cumplir en la armada... muchas veces navegando... yo me acuerdo que me case  dos meses después no podía desperdiciar de ir un viaje    en la fragata libertad, volví estuve tres meses en buenos aires y repetí el viaje, estamos hablando del año 93/94  y mi señora se vino a vivir con los padres hasta que yo volviera nuevamente a buenos aires, así se fueron dando las cosas.... hasta que  feliz de estar en mi tierra y de venir con algo debajo del brazo y volcar a la comunidad…”

Es lo que más o menos tratamos de hacer cada uno con su profesión de tratar de hacer algo... yo creo que eso tiene que ver con la formación de apuntar hacia la sociedad.... porque uno está hecho como quien dice, pero siempre hay algo para dar y para  aportar... esa transmisión de conocimiento hacia la comunidad, no es cierto?

“Exactamente, yo creo que cuesta mucho que la comunidad lo entienda porque es muy dificil encontrar a alguien  que haga lo mismo, de que aporte  de su parte por la  comunidad ad honoren, que se juegue la vida, que ponga su profesionalismo... he escuchado "ese es un loco", pero a veces esos locos salvamos cosas.... no…”

 “Yo no me considero un loco, sino me considero con grandes satisfacciones de poder beneficiar a mi comunidad, con lo que uno ha ido aprender afuera.... Ojala muchos podamos hacer lo mismo.... aca se ha dado el caso que se han preparado afuera y se han quedado afuera, estoy hablando de médicos, ingenieros... Yo estuve en el año 73 en Ontario,  Canadá,   y los más grandes médicos que había eran argentinos... uno dice bien por ellos, pero que lastima  como argentinos que tengamos esos profesionales que están en esos lugares…”

Estuve charlando con un señor que es de Rosario de Lerma, nacido aquí, ha caminado por todo Rosario.... también afín a mi profesión.... pero el señor vive en Francia... eso da pena, pero que cosa que tiene la vida... haz caminado por todo el mundo en cuerpo  pero tu corazón ha estado siempre acá … en Rosario…

“Exactamente es así…”

Suena el teléfono… el Comandante Correjidor atiende, luego me mira y exclama: “…. Camada el deber me llama…”, así finalizo nuestra charla cuartelera, el abrazo de dos marinos… prontamente se sube al vehículo rumbo a una nueva emergencia…

Mientras regresaba por la ruta recordé las palabras del Comandante Mayor Serafín Correjidor: “El bombero siempre llega tarde…”

La Religión y  su relación con los Bomberos

San Florián: Patrono de los Bomberos.

Florián vivía en Lauriacum en el tiempo de los emperadores Diocleciano y Maximiano. Comandaba el ejército imperial de Baviera. También era el responsable de las brigadas de bomberos.

Los romanos que por entonces, luchaban contra la expansión del cristianismo, enviaron al cónsul Aquilino para acelerar la persecución de los cristianos. Este Cónsul propuso a Florián ofrecer un sacrificio a una divinidad romana. Éste, siendo cristiano, se negó. Fue entonces perseguido y torturado. Al final, le arrojaron al río Enns con una gran piedra atada al cuello.

Florián de Lorch o Florián de Lorsch o San Florián, en latín: Florianus, muerto el 4 de mayo del año 304, es un santo cristiano, patrón de Polonia, de la ciudad de Linz, de los limpiadores de chimeneas y de los bomberos. Su fiesta litúrgica el 4 de mayo.

El relato histórico:

Roma necesitaba desesperadamente la protección contra incendios. Hicieron un llamado al capitán Florián para organizar y entrenar a un grupo de élite de soldados, cuyo único deber era luchar contra los incendios. Capitán Florián realmente organizó esta unidad, siendo muy exitosos en la protección de Roma contra los incendios.

Una brigada de bomberos acompaño al ejército y le proporciona la protección contra incendios en sus campamentos. Estos bomberos eran muy respetados y reconocidos fácilmente. Vestían el uniforme de soldado romano tradicional, excepto la falda era verde.

En Roma estaban muy impresionados por este joven capitán y sus logros. Se decidió recompensarlo nombrándolo general. A los Generales se les daban a menudo grandes extensiones de tierra conquistada para gobernar. Las únicas reglas eran que tenían que hacer cumplir las leyes de Roma y cobrar los impuestos. El área que le asignaron a Florián incluye casi toda Polonia.

Posteriormente en Roma se comenzó a oír rumores sobre la manera en que Florián gobernaba su tierra. Se informó de que no estaba haciendo cumplir la ley de Roma que prohíbe el cristianismo. Roma no cree esto, pero no envió investigadores a comprobar. Ellos informaron que era verdad.

Roma envió a un grupo de soldados para hacer frente a Florián. Advirtieron y lo amenazaron de que debe hacer cumplir las leyes de Roma y abolir el cristianismo. Florián no sólo se negó, confesó que había abrazado la fe y llegar a ser un cristiano él mismo. En Roma estaban furiosos. Lo torturaron y le exigieron que renunciara a su fe. Florián se negó rotundamente por lo que en Roma se ordenó su ejecución.

Florián iba a ser quemado en la hoguera. Los soldados lo sacaron y le aseguraron al poste. Los aldeanos se reunieron alrededor para presenciar la ejecución. Florián pidió a sus verdugos que construyeran la hoguera en alto. Les imploró esto para que a la luz del fuego para que su alma subiera hasta el cielo en el humo de las llamas.

Los soldados nunca habían visto este tipo de reacción por parte de una persona a punto de ser quemada viva. Ellos se asustaron. ¿Qué pasa si su alma se levanta, justo en frente a todos los habitantes del pueblo? No podían permitirse un mártir.

El fuego no estaba encendido. Florián fue llevado por los soldados que decidieron ahogarlo. Fue colocado en un barco y remando en el río. Una piedra de molino estaba atada alrededor de su cuello y lo empujaron por la borda y se ahogó

Después de su muerte

Las personas que quedaron atrapadas por el fuego informaron que invocaron el nombre Florián y su espíritu los libró de las llamas. Se informaron Estas ocurrencias y documentadas muchas veces.

Una mujer llamada Valeria tuvo una visión donde veía a Florián que le pedía que lo sepultaran en un lugar más digno. Según las crónicas, Casimiro el Justo que había recibido las reliquias del Papa Lucio II, llevo sus restos mortales de vuelta a Polonia. Cuenta la tradición que el carro que transportaba los restos del santo se detuvo en la actual iglesia de San Florián Cracovia (Polonia), y que no se movió hasta que no se decidió levantar un templo en su honor.

Se lo representa con una cubeta de agua debido a la leyenda de que apago un incendio arrojando sobre el fuego un simple balde de agua.

Iconografía:

La obra pictórica más difundida de San Florián es la que se lo  representa con un niño que vierte agua de una jarra en un incendio. Esta imagen si ve de color revela esta falda verde.

 Existe también un medallón, generalmente de oro con una Cruz de Malta al fondo y  la imagen del santo  en el centro de la misma.

Es la primera chilena y la primera Carmelita americana en ser santa. Es patrona de los Bomberos ya que el milagro estudiado en su proceso de beatificación fue la curación de un bombero voluntario.

Nació en Santiago de Chile el 13 de julio de 1900, en el seno de una familia acomodada católica muy practicante. Desde sus 6 años, asistía con su madre casi a diario a la santa misa y suspiraba por la Comunión, que recibió por primera vez el 11 de septiembre de 1910. Desde entonces procuraba comulgar diariamente y pasar largo rato en diálogo amistoso con Jesús. También desde su niñez vivió una intensa vida mariana que fue uno de los cimientos fuertes de su vida espiritual.

Hizo sus estudios en el colegio del Sagrado Corazón (1907 – 1918). Profundamente afectiva, se creía incapaz de vivir separada de los suyos. Sin embargo, asumió generosamente la prueba de estudiar en régimen de internado los tres últimos cursos, como entrenamiento para la separación definitiva, que consumaría el 7 de mayo de 1919, ingresando en las Carmelitas Descalzas de Los Andes.

A los 17 años expone su ideal carmelita “sufrir y orar” y con ardor defiende su vida contemplativa, que el mundo “tacha de inútil”. Le ilusiona saber que su sacrificio servirá para mejorar y purificar al mundo.

Como Carmelita se llamó Teresa de Jesús, no alcanzando a vivir ni un año entero en el convento. Murió el 12 de abril de 1920. Las religiosas aseguraban que había entrado ya santa. De modo que, en tan corto tiempo, pudo consumar la carrera a la santidad que había iniciado muy en serio mucho antes de su primera comunión.

“Cristo, ese loco de amor, me ha vuelto loca”, decía. Y su ilusión y su constante o fue asemejarse a el, configurarse con Cristo. Por eso, deseando llegar a ser una excelente copia suya, vivió decidida a ir hasta el fin del mundo atravesando el fuego si hubiera sido preciso para serle fiel.

Estaba siempre dispuesta a servir y a sacrificarse por los demás, sobre todo por alegría y felicidad, para hacer amable y atractiva la virtud.

Su vida fue enteramente normal y equilibrada. Alcanzó una envidiable madurez integrando en la más armoniosa síntesis lo divino y lo humano: oración, estudios, deberes hogareños… y deporte, al que era aficionadísima, destacando en la natación y en la equitación.

Como joven bellísima, simpática, deportista, alegre, equilibrada, servicial y responsable, Teresa de Los Andes está en inmejorables condiciones para arrastrar a la juventud en pos de Cristo, y para recordarnos a todos que es preciso cumplir el programa evangélico del amor para realizarnos como personas.

Su santuario, visitado por más de cien mil peregrinos cada mes, se ha convertido en el centro espiritual de Chile. Teresa fue canonizada en Roma por Juan Pablo II en 1993.

 

 

 

(1) El rio lleva el nombre del capitán que comandaba las fuerzas españolas y fue muerto a manos de los aborígenes, a orillas de ese espejo de agua.

(2)  En www.bomberosdeargentina.org

(3) de la página de Facebock “Bomberos Voluntarios de Ensenada”

(4) Toby, de Perro Rebelde a Rescatista Profesional,  nota del Domingo 3 de Diciembre de 2017, en: www.radiosanfrancisco.com.ar

 

 

CLAUDIO OMAR ARNAUDO
Todos los derechos reservados portaldesalta 2010/2016